Tráfico | T 48° H 80%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Más de 200 agentes registran una cárcel federal en la capital de Puerto Rico

WUVN News
03/08/2013 10:28 AM
Actualizada: 03/08/2013 10:36 AM

San Juan, 8 mar (EFE).- Más de 200 miembros de varias agencias federales llevaron a cabo hoy una operación de registro en el Centro Metropolitano de Detención de Guaynabo, cárcel localizada en esa población del área metropolitana de San Juan.

El portavoz de la Oficina de Investigaciones Federales (FBI, por sus siglas en inglés) para Puerto Rico, Moisés Quiñones, informó a medios locales que el registro se efectuó en todo el recinto carcelario, aunque no dio a conocer el motivo oficial de la operación.

El masivo registro tiene lugar después de que el pasado 26 de febrero fuera asesinado Osvaldo Alvaroti, teniente del Centro Metropolitano de Detención de Guaynabo, quien recibió un disparo mortal desde un automóvil cuando transitaba por el autopista José de Diego tras cumplir su jornada laboral.

La operación de hoy contó con la presencia de altos mandos de la Oficina Federal de Prisiones llegados desde Estados Unidos para seguir el registro de primera mano, según apunta la prensa local, que explica que en el operativo se confiscaron a los presos teléfonos celulares, cargadores, drogas y armas blancas.

La operación de hoy contó con la participación de agentes de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF), Control de Aduanas (ICE-HSI), la Administración Federal Antidrogas (DEA) y el FBI.

El jefe del FBI para Puerto Rico y las Islas Vírgenes, Carlos Cases, señaló el pasado 28 de febrero que se haría el máximo esfuerzo por parte de la agencia para esclarecer el asesinato de Alvaroti.

El diario El nuevo Día informó el 28 de febrero que cuatro presos del Centro Metropolitano de Detención de Guaynabo, a quienes Alvaroti confiscó varios teléfonos celulares, estaban bajo el punto de mira de las autoridades federales por su presunta implicación en el asesinato del funcionario.

Los narcotraficantes, según el periódico, habrían amenazado por retirarles los teléfonos al teniente asesinado.