Tráfico | T 66° H 65% | Powered by Yahoo! Weather

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Unas mil personas atrapadas en una iglesia de la República Centroafricana por la violencia

WUVN News
02/14/2014 7:37 AM
Actualizada: 02/14/2014 2:05 PM

Nairobi, 14 feb (EFE).- Unas mil personas, la mayoría musulmanes, llevan dos semanas atrapadas en una iglesia en una localidad de la República Centroafricana (RC), amenazadas por milicias cristianas, denunció hoy Médicos Sin Fronteras (MSF).

La parroquia está en la ciudad de Carnot (oeste), de unos 45.000 habitantes, aunque gran parte de sus residentes han huido desde que la milicia musulmana Séléka se marchara y se hicieran con el control de la urbe el pasado día 1 las milicias cristianas “Anti-Balaka” (“antimachete” en sango, la lengua nacional).

“Con la llegada de más grupos ‘Anti-Balaka’, la tensión aumenta a diario. El sacerdote de la parroquia ha sido amenazado varias veces. Se están produciendo secuestros para obtener rescates”, afirma MSF, que trabaja en Carnot desde 2010.

“Hombres violentos armados, con pistolas en mano, amenazan con matar a todos los musulmanes de la ciudad y perseguirlos en una búsqueda general, casa por casa. Cualquiera que oculte musulmanes, también corre un riesgo”, subraya la organización humanitaria.

Como ejemplo de la violencia que sacude la ciudad, MSF señala que el pasado 7 de febrero milicianos cristianos irrumpieron en una casa donde se refugiaban 86 desplazados musulmanes (hombres, mujeres y niños) y ejecutaron a siete hombres.

Soldados cameruneses de la Misión Internacional de Apoyo a la RC (MISCA) intentan proteger a los desplazados en la iglesia, pero no hay suficientes para su despliegue en toda la ciudad, apunta el comunicado.

El pasado día 12, la organización Amnistía Internacional (AI) denunció que las fuerzas internacionales de paz no han logrado evitar una “limpieza étnica” de civiles musulmanes en el oeste de la RC.

La República Centroafricana sufre una espiral de violencia protagonizada por milicias musulmanas y cristianas desde el pasado diciembre.

La capital, Bangui, fue tomada el pasado 24 de marzo por la entonces coalición rebelde Séléka, que asumió el poder en el país tras la huida del derrocado presidente François Bozizé.

La coalición Séléka, compuesta por cuatro grupos rebeldes, se alzó en armas en el norte del país en diciembre de 2012 al considerar que Bozizé no había respetado unos acuerdos de paz firmados en 2007.

Sin embargo, estos rebeldes son de confesión musulmana, frente a una población mayoritariamente católica, por lo que el conflicto ha adquirido tintes sectarios y religiosos.