Tráfico | T 45° H 65%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Shiffrin-Schild, la niña prodigio contra la reina del eslalon

WUVN News
02/20/2014 9:53 AM
Actualizada: 02/20/2014 9:01 AM

Krásnaya Poliana (Rusia), 19 feb (EFE).- La joven estadounidense Mikaela Shiffrin, que con 18 años ya tiene un título mundial y una Copa del Mundo de eslalon, y la veterana austriaca Marlies Schild, la mujer que más veces ha ganado en esa disciplina en la Copa del Mundo, parten como teóricas favoritas en la prueba olímpica de los Juegos de Sochi.

El eslalon cerrará, mañana, viernes, en la pista de Krásnaya Poliana, la competición femenina de esquí alpino, un día antes de que se cierre, con la prueba de idéntica disciplina, la de hombres.

Shiffrin, que el año pasado gano el título de la disciplina con 17 años en Schladming (Austria), poco antes de confirmar su primer puesto y recoger la Copa del Mundo, logró la primera de sus siete victorias en esa competición el 20 de diciembre de 2012 en Are (Suecia), un día después de que en un entrenamiento en esa estación Schild se rompiese el ligamento interno de la rodilla derecha, por lo que se perdería los Mundiales de su país.

No era la primera lesión, ni la más grave. ‘SuperMarlies’ sufrió fracturas múltiple de tibia y peroné mientras se entrenaba en el Pitztal tirolés, en octubre de 2008. Ahí se llegó a pensar que jamás se iba a volver a calzar los esquís para competir. Sin embargo, tras pasar la temporada en blanco, volvió a correr. Y a ganar. En diciembre de 2009 lo hizo en Lienz (Austria).

Al igual que hiciese años después, tras su segunda gran lesión. Marlies volvió a competir con garantías. Y el pasado 17 de diciembre se impuso en Courchevel (Francia), igualando el récord absoluto de la mítica Vreni Schneider, que había ganado 34 pruebas de esa disciplina para Suiza.

Una plusmarca que Schild, doble campeona mundial -por equipos en Are (Suecia), en 2007; y de eslalon en Garmisch’11 (Alemania)-, la superó doce días después, en Courchevel (Francia) dejándola en 35. Marlies lo ha ganado todo, salvo el oro olímpico.

A la novia del gran Benjamin Raich, que logró ‘doblete’ de oro en las pruebas técnicas de Turín (Italia) en 2006 -curso en el que gano la Copa del Mundo, la competición de la regularidad, en la que suma 36 triunfos y en la que en siete años sólo bajó una vez al tercer puesto general, con seis segundos puestos-, sólo le falta el título olímpico. Que buscará mañana en Krásnaya Poliana.

Con permiso de su propia hermana, Bernadette, y de su compatriota Kathrin Zettel. Y sobre todo de Shiffrin, que ya demostró que está en un gran estado de forma con su quinto puesto en el gigante.

En el que la eslovena Tina Maze, con la que también hay que contar mañana, logró su segunda medalla de oro en Sochi, después de compartir el título de descenso con la suiza Dominique Gisin.

De ganar mañana, Maze se convertiría en la cuarta esquiadora alpina de todos los tiempos en ganar tres oros en los mismos Juegos.

El austriaco Toni Sailer y el francés Jean Claude Killy lograron el pleno en los Juegos de Cortina d’Ampezzo (Italia) y Grenoble’68 (Francia), respectivamente, cuando sólo existían las disciplinas de descenso, gigante y eslalon. Con el supergigante y la combinada ya incorporados, la croata Janica Kostelic ganó tres oros en los Juegos de Salt Lake City’02 (Estados Unidos): en eslalon, gigante y combinada. Maze podría unirse a ellos.

Pero mañana también podría hacer historia la alemana Maria Höfl-Riesch, que en Sochi ha ganado la supercombinada y ha capturado plata en el supergigante. Si gana el eslalon, la bávara se uniría a la citada Kostelic y al noruego Kjetil Andre Aamodt, los únicos que presumen de cuatro oros olímpicos.

Pero la batalla teórica la lidiarán la niña prodigio contra la reina del eslalon. Shiffrin puede proclamarse la campeona más joven de la historia en eslalon -entre hombres y mujeres-, con lo que mejoraría de forma clara los 19 años y 156 días con los que la italiana Paoletta Magoni ganó el eslalon de Sarajevo’84.

Y sería la quinta más joven de toda la historia del esquí alpino olímpico. El récord absoluto de precocidad lo detenta la suiza Michaela Figini, que ganó el descenso de Sarajevo con 17 años.

Pero Schild, en el otro extremo, puede convertirse en la campeona olímpica más veterana en esta disciplina. Si gana, lo hará con 32 años y 266 días; y volvería a superar a Vreni, que en los Juegos de Lillehammer (Noruega), en 1994, se impuso con 29 años y 92 días.

“SuperMarlies” no será, sin embargo, la más vieja en ganar un oro olímpico en esquí alpino. Ese récord lo detenta su compatriota Michaela Dorfmeister, que, tras ser primera en descenso, repitió victoria en el supergigante de los Juegos de Turín’06 (Italia) a los 32 años y 332 días.