Tráfico | T 51° H 71%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Los “paparazzi” cambian el papel cuché por los muros del Pompidou

WUVN News
02/26/2014 9:05 AM
Actualizada: 02/26/2014 9:30 AM

Metz (Francia), 26 feb (EFE).- Las fotografías de los “paparazzi” cambian las páginas del papel cuché de las revistas del corazón por las paredes del Museo Pompidou, que les dedica una exposición desde hoy hasta el 9 de junio en su sede de Metz, al noreste de Francia.

“Los primeros ‘paparazzi’ aparecieron a principios del siglo XX, con la explosión de la prensa ilustrada, y ya era hora de abordar este fenómeno desde todas las dimensiones: histórica, social, ética y estética”, explicó a Efe el comisario de la exhibición, Clément Chéroux.

Para ello, el museo se sirve de cerca de 600 obras entre las que, además de fotografías de famosos realizadas sin su consentimiento, hay creaciones de artistas como el pionero del arte pop británico, Richard Hamilton, y el estadounidense Paul McCarthy, que se han inspirado en la estética de las imágenes robadas.

Así, se basan en la abundancia de “flashes” o el uso de teleobjetivos para emular a los fotógrafos de famosos y “plantear cuestiones sobre la sociedad espectáculo y las fronteras entre lo público y lo privado”, explicó Chéroux.

La influencia de este fenómeno mediático en el arte surgió a raíz de la película “La dolce vita” (1960), en la que el cineasta italiano Federico Fellini inventó el término “paparazzi”, uniendo las palabras “pappataci” (mosquito) y “ragazzi” (chicos), para definir un oficio que se estaba ejerciendo desde principios del siglo XX.

Por ejemplo, el retrato del canciller alemán Otto von Bismarck (1815-1898) en el lecho de su muerte fue una de las primeras y polémicas imágenes en las que se difuminaban las fronteras entre la intimidad y la exposición pública.

Pese a que los políticos también han saltado a las páginas del papel cuché, las actrices han sido las principales protagonistas de la prensa rosa, especialmente con fotografías tomadas en Roma durante los años 50 y 60, y en Hollywood durante los años 20 y 30 y en la actualidad.

Las imágenes de Oliver Mirguet y Romain Dussaulx, entre otros, ilustran la primera etapa de esta profesión, en la que, según el comisario de la exposición, se reproduce “algo de la violencia machista”, porque la mayoría de los “paparazzi” son hombres, mientras que gran parte de las artistas avasalladas por los “flashes” son mujeres.

Las actrices Elisabeth Taylor y Brigitte Bardot, la primera dama estadounidense Jackie Kennedy, las princesas Diana de Gales, Carolina y Estefanía de Mónaco, la heredera Paris Hilton y la cantante Britney Spears han sido algunos de los objetivos más deseados por los fotógrafos y cuentan con una sección destacada en la exhibición.

Su actitud ante el acoso mediático ha ido desde la complicidad con los fotógrafos hasta el rechazo, en ocasiones de forma educada y en otras de manera agresiva.

“La exposición no toma partido ni por los ‘paparazzi’ ni por las celebridades”, apuntó Chéroux, quien reivindicó que el museo ha tomado la distancia necesaria para abordar este fenómeno mediático.

En su opinión, los “paparazzi” no son artistas, pero, en ocasiones, producen obras de “un gran valor plástico” con una estética particular, fruto de la improvisación y las prisas por retratar por sorpresa a una estrella.

Algunos de los escenarios más frecuentes, como las fotografías tomadas dentro de un coche o en la salida de un restaurante, y de los gestos más repetidos por las celebridades, como cubrirse la cara con una mano para evitar ser captado por las cámaras, se repiten ahora en producciones de moda que adoptan esta estética.

Pero los “paparazzi” han inspirado también proyectos sorprendentes, como el del fotógrafo sueco Ulf Lundin que retrató a una familia anónima usando estas técnicas.

Para aquellos visitantes que no hayan experimentado nunca esta sensación, la instalación “Interview (Paparazzi)”, del creador irlandés Malachi Farrell, permite ponerse en la piel de una celebridad y sentirse rodeado de “flashes” y gritos de fotógrafos mientras se cruza una alfombra roja.