Tráfico | T 58° H 72%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Jesse y Joy lograron que la última jornada de Viña terminara con sabor a México

WUVN News
03/01/2014 2:43 AM
Actualizada: 03/01/2014 2:16 AM

Viña del Mar (Chile), 1 mar (EFE).- El concierto de lujo que ofreció anoche el dúo de pop rock Jesse & Joy, en la última jornada del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar (Chile), logró que con sus éxitos el evento musical terminara con sabor a México.

Los hermanos mexicanos Jesse y Joy Huerta que a la fecha han obtenido en cinco ocasiones el Grammy Latino, calentaron motores con “Espacio sideral” y “Me voy”, ambas coreadas íntegramente por el público de la Quinta Vergara, sede del festival, una simbiosis que rápidamente creció con las canciones siguientes.

“Adiós”, fue otro de los temas que interpretaron y en el que aprovecharon para enviar “un mensaje de amor a Venezuela”, seguido de “Esto es lo que soy”, y “La de la mala suerte”, entre muchas otras.

Con la canción “Eres mi sol”, realizaron un sentido homenaje a su padre recientemente fallecido para contraatacar con “Corre”, “Llegaste tu” y “Eres mi sol”.

El público, lleno de parejas jovencitas que corearon con entusiasmo todas sus canciones, le premió con todos los galardones del festival, dos antorchas y dos gaviotas, de plata y de oro, que los muchachos recibieron al borde de las lágrimas.

Jesse dijo que lo mejor que pudo pasar esta noche fue haber preguntado a los chilenos a través de las redes sociales que canciones querían escuchar en el festival. “Agradezco por ello, todas las canciones que corearon”.

“Gracias Viña, gracias Chile porque lo sentimos como nuestro segundo hogar. Ojalá nos traigan de vuelta pronto”, apostilló.

Más tarde, le tocó el turno a uno de los integrantes del jurado, el cantautor español Melendi, que tras un comienzo titubeante, se ganó al público de la Quinta Vergara, que finalmente le hizo regresar en más de una oportunidad al escenario y, además, le entregó todos los trofeos.

El mismo Melendi presentó a su compañero de jurado, el cantautor puertorriqueño Tommy Torres, cuya conexión con el público no partió como él hubiese querido y temió que la concurrencia se lo “devorara”.

Pero Torres, autor de varios temas que suenan en las voces de artistas de mucho éxito como su compatriota Ricky Martin y de otros que él mismo ha grabado terminó por ganarse a la audiencia que después no querían que abandonara el escenario.

Torres también fue premiado con Antorcha y Gaviota de Plata, esta última el trofeo y símbolo más preciado del Festival de Viña del Mar, que por años sólo estuvo destinada para los ganadores de la competencia internacional y folclórica.

No obstante, el “pájaro de plata” ya no tiene el mismo valor y todos los que participan en la actuación se las llevan aunque a veces no la merezcan.

De hecho en esta 55 edición del festival, se entregaron unas 40 gaviotas de plata y de oro y un número similar de antorchas, también de plata y de oro, un trofeo que la organización ideó en su momento con el fin de evitar la entrega del símbolo del festival pero que fracasó en su intento.

La jornada de este viernes fue cerrada por el dúo puertorriqueño de reggaetón Alexis & Fido, que rápidamente conquistó al respetable que al final de su presentación también le entregó los últimos galardones del evento, el más importante de la región y el más largo del mundo, ya que se prolonga durante seis largas jornadas.