Tráfico | T 56° H 75%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

El hijo de Lollobrigida pide al juez un administrador que controle su fortuna

WUVN News
03/04/2014 3:35 PM

Roma, 4 mar (EFE).- El hijo y heredero de la actriz italiana Gina Lollobrigida, Milko Skofic, solicitó a un juez de Roma el nombramiento de un administrador que controle la fortuna de su madre, quien se encuentra supuestamente casada desde 2010 con el empresario español Javier Rigau, su pareja entre 2006 y 2007.

La veracidad de este matrimonio nunca ha sido despejada ya que Lollobrigida, de 86 años, denunció a Rigau, de 44, al que acusó en 2010 de haber “orquestado” un matrimonio por poderes en Barcelona sin que ella lo supiera y en el que participó una supuesta impostora que suplantó su identidad.

Sin embargo, la abogada de Rigau remitió poco después a Efe un comunicado en el que manifestaba “la plena validez del matrimonio celebrado el 29 de noviembre de 2010 con doña Gina Lollobrigida, en virtud del poder especial para contraer matrimonio otorgado ante notario de Barcelona en fecha de 6 de agosto de 2010″.

Tras este conflicto con Rigau, que podría ser heredero de validarse su matrimonio con la actriz, Lollobrigida ha protagonizado otras acciones que no han gustado a su hijo, como la venta de buena parte de sus joyas en 2013 por 3,3 millones de euros (4,5 millones de dólares).

Además, según indicó el periódico italiano ‘Il Messagero’, Lollobrigida habría mantenido también tras su ruptura con Rigau una relación con otro hombre también mucho menor que ella.

La fortuna de la actriz italiana ascendería a cerca de 36 millones de euros (49 millones de dólares) si se suman todos los bienes y propiedades que posee entre Italia y Mónaco, según señalan también los medios italianos.

“Mi madre ya no está en sus cabales. Necesita un administrador de apoyo”, aseveró su hijo Milko Skofic, fruto de su relación con el médico esloveno del mismo nombre.

La respuesta de Lollobrigida a su hijo ha sido contundente: “Viajo continuamente por el mundo, de ida y vuelta desde Montecarlo. Estoy perfectamente en mis trece”.