Tráfico | T 38° H 93%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Dibaba y Ukhov en busca de título y récord

WUVN News
03/06/2014 7:17 AM
Actualizada: 03/06/2014 12:37 PM

Madrid, 6 mar (EFE).- La etíope Genzebe Dibaba, la mediofondista de moda tras batir tres plusmarcas mundiales este invierno, y el campeón olímpico de altura, el ruso Ivan Ukhov, que amenaza el viejo récord del cubano Javier Sotomayor, formarán este fin de semana el binomio estelar de los Mundiales en sala de Sopot (Polonia).

Un total de 587 atletas (310 hombres y 277 mujeres) de 141 países competirán del 7 al 9 de marzo en el ERGO Arena por los 26 juegos de medallas que ofrece la decimoquinta edición de los “Mundiales de bolsillo”, una competición que, sin el astro jamaicano Usain Bolt, ofrece más oportunidades de brillo a los actores de reparto.

En apenas dos semanas, la pequeña de las Dibaba, que ha bajado de distancia para no competir en 5.000 con su hermana -y doble campeona olímpica- Tirunesh, ha destrozado los récords mundiales de 1.500 (3:55.17), 3.000 (8:16.60) y dos millas (9:00.48).

Si gana con récord en 3.000, en Sopot le aguarda un premio de 90.000 dólares (40.000 por la victoria y 50.000 por la plusmarca). La etíope tendrá que derrotar a la keniana Hellen Obiri, defensora del título, que se presenta con un registro de 8:29.99.

Para Ukhov, invicto este año, el reto es mayor, porque el récord en sala de Sotomayor (2,43) cumplió 25 años el pasado día 4 y se ha resistido a toda una generación de grandes saltadores que abarcó al sueco Patrick Sjoeberg, a los alemanes Carlo Traenhardt y Dietmar Moegenburg, a los soviéticos Igor Paklin y Rudolf Povarnitsin y al rumano Sorin Matei, entre otros.

Con Dibaba y Ukhov hubiera formado trío estelar el pertiguista francés Renaud Lavillenie, que ha destronado a Sergey Bubka con un salto de 6,16, pero su intento de batir por segunda vez el récord le costó una herida que le ha dejado fuera de los Mundiales.

En la pista central de 60 metros comparecen un joven prodigio, el estadounidense Marvin Bracy, exjugador de fútbol americano, que a sus 20 años ha hecho 6.48 en la altitud de Alburquerque y 6.50 al nivel del mar, en Nueva York, junto a una consagrada, la jamaicana Shelly-Ann Fraser, que el año pasado igualó el triplete de Usain Bolt (100, 200 y 4×100) en los Mundiales al aire libre de Moscú.

Los 400 metros tendrán un sabor hispano. Defiende título el costarricense Nery Brenes y aspira también a medalla el dominicano Luguelín Santos, subcampeón olímpico, en competencia con el favorito, el trinitense Lalonde Gordon, bronce olímpico en Londres, que aporta un registro de 45.17.

Mohammed Aman, defensor del título, parte con clara ventaja en 800, donde coincidirán cuatro de los cinco finalistas del Mundial de Moscú 2013. El etíope presenta una marca de 1:44.52, récord africano, conseguida en Birmingham, pero habrá de vérselas con dos hombres de la casa, los polacos Adam Kszczot y Marcin Lewandowski.

En el mediofondo sobresale la figura del eterno Bernard Lagat. El estadounidense, de 39 años, aspira a conseguir un cuarto título de 3.000 que le pondría por delante del etíope Haile Grebrselassie, pero lo tendrá difícil ante otro “hombrecillo verde”, Hagos Gebrhiwet, 20 años más joven, que se mantiene invicto este invierno.

El ruso Alesandr Menkov, campeón mundial de longitud al aire libre, luchará por refrendar a cubierto su hegemonía. Viene de conseguir el título nacional con 8,30 y volverá a verse las caras con quienes le acompañaron en el podio de Moscú 2013, el holandés Ignisious Gaisah y el mexicano Luis Rivera. El español Eusebio Cáceres, cuarto en Moscú, no participa.

El programa femenino comienza con un duelo en 60 metros lisos entre Shelly-Ann Fraser y la marfileña Murielle Ahoure, que encabeza el ránking del año con 7.03, siete centésimas más rápida que la diminuta bala jamaicana, que ya ha sido dos veces campeona. Veronica Campbell-Brown, absuelta de los cargos de dopaje, regresa al equipo de Jamaica en busca de su tercer título.

Sin Dibaba, que ha optado por los 3.000, los 1.500 tiene una sola favorita, su excompatriota -ahora sueca- Abeba Aregawi, que en el Globe de Estocolmo dejó una marca de 3:57.91, la segunda mejor de la historia.

En altura, la croata Blanka Vlasic, que permaneció siete meses inactiva por lesión, regresa con una marca reciente de 2,00 como primera aspirante al título. Ya tiene dos. Ahora se las verá con la rusa Maria Kuchina, líder de la lista mundial con 2,01, y con otras dos con marcas de dos metros, la española Ruth Beitia y la polaca Kamila Stepaniuk-Licwinko.

Todavía más claro se presenta el desenlace en peso. La neozelandesa Valerie Adams, recuperada de su operación de rodilla y tobillo, tiene garantizado su tercer título si no media un contratiempo inesperado. Su marca reciente de 20,19 se presenta inaccesible para sus rivales.