Tráfico | T 81° H 74%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Whiting y Broersen primeros campeones, Dibaba se pasea en las series

WUVN News
03/07/2014 6:20 PM

Redacción deportes, 7 mar (EFE).- El estadounidense Ryan Whiting (peso) y la holandesa Nadine Broersen (pentatlon) se alzaron hoy con los primeros títulos en los Mundiales en pista cubierta de Sopot (Polonia) en una jornada inaugural que ofreció un paseo de la etíope Genzebe Dibaba, figura estelar del torneo, en series de 3.000.

Whiting revalidó su título de peso con un lanzamiento de 22,05 en un concurso con las medallas por encima de los 21 metros.

El alemán David Storl repitió también el segundo puesto de Estambul 2012 y sólo cambió el depositario de la medalla de bronce. El doble campeón olímpico Tomasz Majewski, ídolo local, terminó cuarto, cediendo la presea al neozelandés Tomas Walsh (21,26).

Whiting, que en los campeonatos estadounidenses había ganado con una asombrosa marca de 22,23 metros, se apresuró a demostrar sus ambiciones. En su primer lanzamiento puso la bola a 20,89 metros del círculo, y cuando el alemán David Storl, campeón al aire libre, le apretó con 21,35, subió a los 21,47.

El duelo entre campeones estaba servido. Majewski había debutado con 20,92, poca cosa comparada con los 21,79 que alcanzó Storl en el tercer turno, tomando la cabeza, y sobre todo con los 22,05 del estadounidense en la cuarta ronda, a la postre definitivos.

En el pentatlon, Nadine Broersen, de 23 años, conquistó el primer oro con 4.830 puntos, récord nacional, por delante de la canadiense Brianne Theisen-Eaton (4.768), esposa del líder de la combinada masculina, Ashton Eaton.

La ucraniana Alina Fodorova obtuvo la medalla de bronce con su mejor marca personal (4.724), con sólo seis puntos de ventaja sobre la estadounidense Sharon Day, ganadora del 800 y hasta hoy líder mundial del año con 4.805.

Sólo 273 puntos separaron a la ganadora de la octava y última, el margen más estrecho en la historia de los Mundiales en sala.

Genzebe Dibaba, que ha batido este invierno tres récords mundiales, se paseó en la primera serie de 3.000 metros. La actual campeona de 1.500 se dejó llevar por la keniana Irene Jelagat (3:07.52 el primer mil) y ganó sin esfuerzo aparente la carrera con un tiempo de 8:57.86.

En apenas dos semanas, la pequeña de las Dibaba, que ha bajado de distancia para no competir en 5.000 con su hermana -y doble campeona olímpica- Tirunesh, ha destrozado los récords mundiales de 1.500 (3:55.17), 3.000 (8:16.60) y dos millas (9:00.48).

El costarricense Nery Brenes, defensor del título de 400 metros, se clasificó para la final en tanto que el dominicano Luguelín Santos, subcampeón olímpico, se quedó fuera por cuatro centésimas.

Brenes y Santos llegaron al tramo final de la carrera en un cuarteto que se jugaba tres plazas de finalista pero, mientras el costarricense se hacía con el segundo puesto con su mejor registro de la temporada (46.25), el dominicano (46.37) no pudo doblegar al estadounidense David Verburg, que le relegó al cuarto puesto con 46.33. Venció el bahamés Chris Brown con 46.19.

La australiana Sally Pearson, actual campeona olímpica de 100 metros vallas, batió el récord de los campeonatos mundiales bajo techo en la prueba de 60 metros vallas al ganar la primera serie con una marca de 7.79 segundos, igualando su mejor marca mundial del año.

En la clasificación de longitud, Luis Rivera, único atleta mexicano que participa en los Mundiales, se clasificó para la final de longitud con un salto de 8,01 metros, octava marca entre los diecisiete que competían.

Rivera, medallista de bronce en el Mundial al aire libre de Moscú 2013 (por un centímetro sobre el español Eusebio Cáceres), logró su mejor registro en la segunda ronda y pasó a la final del sábado (18.50 GMT) por un solo centímetro. El estadounidense Tyron Stewart se quedó fuera con 8,00.

Saladino, campeón mundial al aire libre en Osaka 2007 y medallista de oro olímpico en Pekín 2008, saltó 7,94 en su segundo esfuerzo y ya no mejoró. Su marca fue la undécima y la final estaba reservada a los ocho mejores.

El mejor registro correspondió al polaco Adrian Strzalkowski, que no había superado jamás los ocho metros y hoy voló hasta los 8,18 en su primer y único intento. La marca de clasificación era de 8,05.