Tráfico | T 68° H 84% | Powered by Yahoo! Weather

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Comienzan a sonar tambores de guerra entre los “presidenciables” republicanos

WUVN News
03/11/2014 12:50 AM

Washington, 10 mar (EFE).- Comienzan a sonar tambores de guerra entre los posibles candidatos republicanos a la Presidencia de EE.UU. en 2016, intercambios de pareceres o desencuentros que hoy el legislador Rand Paul puso en negro sobre blanco en un editorial donde no nombró a su colega Ted Cruz, pero lo invocó constantemente.

En un artículo firmado para Breitbart News, el legislador por Kentucky criticó las frecuentes referencias que el senador por Texas hizo en la conferencia conservadora de la pasada semana a Ronald Reagan, de quien incluso dijo querer emular sus principios de política exterior.

“No pretendo ser el próximo Ronald Reagan, tampoco intento desacreditar a los colegas republicanos por no ser lo suficientemente ‘reaganistas’”, ironizó Paul.

“No recuerdo a nadie que piense que vamos a ganar las elecciones al destrozar a los nominados republicanos anteriores o erigiéndose a sí mismo como parangón del modelo de Reagan, fragmentar el partido no es el camino hacia la victoria”, subrayó.

Cruz, uno de los más recientes republicanos en llegar a la Cámara alta, se ha abanderado en los últimos meses como uno de los estandartes fundamentales del ala más conservadora del partido, granjeándose la simpatía de las bases del ultraconsevador Tea Party.

Paul, liberal por definición y heredero de su padre Ron Paul, no cita al senador de origen cubano en todo su texto, pero claramente se refiere a él ya que el legislador por Texas gusta de utilizar la imagen del expresidente Reagan como el ejemplo a seguir de manera constante en sus intervenciones.

En la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC) que finalizó este domingo, Cruz dijo que los candidatos presidenciales republicanos anteriores -Bob Dole, John McCain o Mitt Romney- eran “buenos hombres” pero los fracasos de sus campañas debían servir de escarmiento.

El senador reiteró a sus correligionarios que “cuando no se defienden los principios, los demócratas celebran” victorias.

El debate sobre cómo responder a la crisis en Ucrania ha puesto de manifiesto una división entre los dos senadores: Paul no quiere intervenir ni dar fondos a Kiev, mientras que Cruz espera que se apruebe una propuesta en esa línea en el Comité de Relaciones Exteriores de la cámara alta.

Ambos ya no tienen complejos en decir públicamente que están en desacuerdo con el otro, mientras que sus nombres son los que más resuenan últimamente entre los militantes del partido.

El senador por Texas, uno de los tres latinos que sirven en la Cámara alta, ya protagonizó un episodio muy recordado en octubre para bloquear los presupuestos, y recientemente provocó otro similar para elevar el techo del límite de la deuda.

Esta oposición frontal y encarnizada a los demócratas de la que lleva haciendo gala en los últimos meses le está generando muchos apoyos entre los sectores más puristas y algunos grupos de acción política en estados clave esperan fervientes que recale en sus capitales para escuchar sus discursos.

El 12 de abril, Cruz asistirá a la Cumbre por la Libertad en Nuevo Hampshire, un evento patrocinado por “Americans for Prosperity”, un grupo afín al ultraconservador Tea Party, en el que también participará Paul, así como el ex gobernador de Arkansas, Mike Huckabee, otros potencial candidato a la presidencia en 2016.

Aunque el nombre de Cruz es de momento el que levanta más pasiones ultraconsevadoras, Paul se hizo sin embargo con el apoyo de la Conferencia Conservadora de Acción Política (CPAC) por segundo año consecutivo, un hecho que lejos de prever su candidatura presidencial, sí le otorga una aprobación más amplia y heterogénea en el seno del partido.

Pese a que aun queda un año para que comiencen los procesos de primarias, los republicanos ya han comenzado a perfilar sus candidaturas poco a poco, como un aperitivo previo a las legislativas de este noviembre en las que podrían arrebatar la mayoría a los demócratas en el Senado.

Raquel Godos