Tráfico | T 50° H 77%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Copenhague celebra el centenario de Wegner, clave en éxito del diseño danés

WUVN News
04/05/2014 5:30 AM

Copenhague, 5 abr (EFE).- Una exposición inaugurada esta semana en el Museo del Diseño de Copenhague recuerda en el año de su centenario a Hans J. Wegner, figura clave en el éxito internacional del diseño danés y escandinavo tras la II Guerra Mundial y uno de los representantes más destacados del modernismo orgánico.

“Wegner, sólo una buena silla” repasa a través de fotos, dibujos, material audiovisual, modelos y muebles originales la obra de un prolífico artista que ideó unos 1.200 muebles, algunos de los cuales son iconos del diseño del siglo XX y siguen vigentes varias décadas después.

“Imagínate si uno pudiera diseñar una buena silla en su vida, pero no se puede”, dijo una vez Wegner (1914-2007) en una de sus frases más populares y de la que toma prestado un fragmento el título de la muestra, que se podrá visitar hasta el 2 de noviembre.

Las palabras de Wegner reflejan su pretensión de encontrar la silla perfecta, una búsqueda que se plasmó en más de 500 diseños de este tipo de mueble, porque según él “no hay nada que sea tan bueno que no se pueda hacer mejor”.

Entre esos modelos figura la “silla redonda”, lanzada en 1949 y cuyo éxito supuso el comienzo de la “edad de oro” del diseño danés.

En Estados Unidos, donde una década después fue usada en el primer debate electoral televisivo entre John Kennedy y Richard Nixon, pasó a ser conocida simplemente como “The Chair” (la silla).

Sencillez y comodidad se reúnen en un modelo que elaboró inspirado en las sillas chinas, un ejemplo de la lucha por renovar y mejorar diseños antiguos que caracterizó su obra.

“Consiguió aunar tradición y sentido común con experimentos artísticos extremos y la moda orgánica de la época”, explica en el catálogo de la exposición su comisario, Christian Holmsted Olsen.

“Wegner, sólo una buena silla” realiza una evolución cronológica de su obra y emparenta con otros diseñadores de la época a un artista que aprendió de pequeño en el taller de su padre Peter, zapatero, en Tønder (sur de Dinamarca) el amor por la madera.

Tras formarse como ebanista, se marchó a Copenhague, donde realizó estudios en la Escuela de Artes y Oficios, alojada en el actual Museo del Diseño y entonces bajo la batuta de Kaare Klint, considerado el padre del diseño danés moderno.

Wegner abandonó sus estudios antes de acabarlos para trabajar con el famoso diseñador y arquitecto Arne Jacobsen, encargándose entre otras cosas del mobiliario para el ayuntamiento de Aarhus que éste había diseñado.

Tras unos años con Jacobsen, se independizó para comenzar una carrera que pronto traspasó las fronteras de Dinamarca, convirtiéndose en el “más artista” de los diseñadores daneses por su mezcla de sensualidad, humor y poesía, aunque respetando siempre la lógica constructiva.

Y empezó a idear modelos tan populares como la silla “Y”, por la estructura estilizada con forma de esa letra en el respaldo; las distintas series de “sillas chinas” o la silla “Pavo real”, inspirada en un modelo del siglo XIX.

Ejemplos de todas ellas y de otros muebles y diseños están presentes en una muestra que busca también dejar patente la actualidad de la obra de Wegner.

Los muebles del artista danés no sólo continúan siendo populares a nivel internacional, sino que también son citados como referente por diseñadores actuales de prestigio como Jasper Morrison, Tadeo Ando, Naoto Fukasawa y Konstantin Grcic.