Tráfico | T 51° H 86%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Danza por la inclusión, el baile como instrumento de integración en Argentina

WUVN News
04/05/2014 9:30 AM

Buenos Aires, 5 abr (EFE).- “Danza por la inclusión”, una iniciativa argentina comandada por el reconocido bailarín Iñaki Urlezaga, propone el arte “como herramienta de integración” a través de un cuerpo de danza formado por jóvenes de todas las regiones del país.

La compañía acaba de realizar un ciclo de seis presentaciones en el Teatro Coliseo de la Ciudad de Buenos Aires, en el que cada espectáculo ofreció un programa mixto compuesto por las obras “Chopiniana”, “El combate”, “Sylvia”, “La Traviata dúo final” y “Un lugar llamado Gaité”.

Se trata del primer ciclo tras la conformación del elenco por el que Urlezaga recorrió cada provincia argentina durante cuatro meses e hizo 32 audiciones, todas por iniciativa del Ministerio de Desarrollo Social.

De esa convocatoria participaron jóvenes de entre 16 y 33 años, alumnos y bailarines que deseaban formar parte del elenco, con un interés que evidenció “una necesidad espontánea de la gente de querer bailar”, sostuvo Urlezaga en diálogo con Efe.

Algunos con timidez, recuerda el bailarín, otros con mayor naturalidad y desenfado, pero todos ellos con las mismas ganas de poder integrar una compañía de baile que se presente en todo el país.

“La gente fue tomando un ritmo, perdiendo la timidez y nos fuimos conociendo todos. En la medida que el grupo humano también se va afianzando, las cosas comienzan a funcionar mejor”, remarcó el artista.

El proyecto, cruzado por la idea de la inclusión, “es algo muy atípico”, afirmó Urlezaga, que subrayó que esta experiencia va en contra de la concepción de la danza o el ballet como disciplina elitista y aseguró que “salir a bailar ante un teatro lleno y tener la convocatoria de forma anticipada es estar bendecido”.

La idea de la inclusión también se manifiesta a través del vestuario de los bailarines, hecho en su totalidad por cooperativistas que trabajan con apoyo de la cartera social, de la que no solo reciben financiación, sino también asistencia técnica y capacitaciones.

Los trabajadores de las cooperativas confeccionan chaquetas, sacos, camisas y mallas para los artistas, además de los clásicos tutús para las bailarinas.

Las seis producciones del ciclo contaron con la musicalización de la Camerata de San Juan, bajo la dirección de Plis Steremberg e integrada tanto por músicos experimentados como por jóvenes estudiantes.

Con la misma idea de acercar estas expresiones artísticas al público, la Camerata busca difundir la cultura musical argentina y latinoamericana, además de realizar una labor de carácter social.

Tras el ciclo en el Teatro Coliseo, la compañía se abocará ahora a brindar presentaciones gratuitas en barrios, localidades y pueblos argentinos, con el objetivo de “seguir difundiendo la danza y el arte también como herramientas de inclusión e integración” y, a la vez, dar una oportunidad a los talentos locales.

También impartirán talleres de baile tradicional, contemporáneo, clásico y folclórico “para seguir buscando artistas en el resto del país”, precisó el artista director de la compañía.

La temporada que acaba de mostrarse en la capital argentina es apenas una primera etapa de la experiencia y continuará su exhibición a partir de mayo por el interior.

“La gente irá conociendo los resultados a medida que pasen los meses. Esto es una primera etapa y lo mejor está por venir”, prometió Urlezaga.