Tráfico | T 39° H 73%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

El estado brasileño de Acre decreta calamidad pública por las inundaciones

WUVN News
04/08/2014 3:15 PM
Actualizada: 04/08/2014 3:12 PM

Sao Paulo, 8 abr (EFE).- El estado brasileño de Acre, situado en la Amazonía y fronterizo con Bolivia y Perú, decretó hoy el estado de calamidad pública por causa de las inundaciones que mantienen incomunicadas y aisladas varias ciudades.

El gobernador del estado, Tiao Viana, dijo a los periodistas que, a pesar de que lo “peor ya pasó”, la situación sigue siendo “muy grave” y las consecuencias van a notarse todavía “en las próximas semana de acuerdo con un análisis técnicos de los equipos de la Defensa Civil”.

Acre se encuentra en estado de emergencia desde el pasado 26 de febrero, cuando las lluvias provocaron que el nivel del río Madeira subiera y las aguas se desbordaran, situación que afectó la comunicación y abastecimiento de esa región del norte del país.

El vecino estado de Rondonia pasa por la misma situación y se declaró en calamidad pública el pasado viernes.

La decisión tomada por el Gobierno de Acre fue motivada por el bloqueo de la carretera BR-364, la única que comunica por vía terrestre los dos estados.

El gobernador pidió la ayuda del Gobierno federal, a través de líneas de crédito especial de los bancos públicos y, en particular, del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES).

Entre las alternativas propuestas por Viana para paliar los efectos del aislamiento está la importación de productos alimenticios y gasolina de Perú.

El gobernador también planteó la posibilidad de establecer una ruta alternativa entre Argentina, Chile, Perú y Brasil para transportar alimentos y provisiones desde el sureño estado de Paraná, fronterizo con Argentina y Paraguay, hasta Acre.

Desde marzo aviones de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) transportan víveres, medicinas y combustible y la región fue visitada el mes pasado por la presidenta Dilma Rouseff, quien sobrevoló los dos estados afectados por la creciente de los ríos.

Más de 700 inmigrantes de diferentes nacionalidades, en su mayoría haitianos, fueron evacuados el domingo por dos aviones fletados por el Gobierno brasileño tras permanecer varios días aislados en un albergue público de Brasileia (Acre).