Tráfico | T 70° H 36%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Paraguay se prepara para el Karú Guasú, el menú ritual del Jueves Santo

WUVN News
04/16/2014 4:10 PM
Actualizada: 04/16/2014 4:31 PM

Asunción, 16 abr (EFE).- Paraguay comienza hoy la preparación del Karú Guasú (Comida Grande, en guaraní), un ritual gastronómico que une a las familias durante el Jueves Santo y que tiene como uno de sus componentes la sopa paraguaya, una torta salada que solamente tiene de mojada su nombre.

Ya desde el martes los supermercados de Asunción, la capital paraguaya, se mostraban abarrotados de gente para surtirse de las provisiones que serán consumidas en el Karú Guasú, un potente y variado almuerzo que blinda al cuerpo para la abstinencia del Viernes Santo.

La ingesta gira en torno a la sopa paraguaya, una masa de harina precocida de maíz a la que se añade huevo, queso de vaca, manteca y, de manera optativa, leche o cebolla.

La torta final es el resultado de su cocción a la leña, que ha de ser en un “tatakuá”, el típico horno de barro guaraní, si se pretende que salga con su viejo sabor ancestral.

El origen de esa sopa espesa, presente en todos los hogares y restaurantes típicos paraguayos, está sujeto a diversas interpretaciones, la más consistente la que se refiere a un descuido de la cocinera de Carlos Antonio López, presidente de Paraguay entre 1844 y 1862.

“Se dice que la cocinera de López agregó un ingrediente a una sopa líquida que la secó, y que ello supuso el nacimiento de la sopa paraguaya como hoy la conocemos”, dijo a Efe Margarita Miró, investigadora del folclore local.

Pero Miró destaca que las raíces de la sopa paraguaya hay que buscarlas en la milenaria alimentación de los guaraníes, que antes de la colonización europea comían una torta de maíz de alto componente nutritivo.

“Con la llegada de los españoles se convirtió en una comida mestiza, ya que aportaron los productos lácteos derivados del ganado que trajeron a Paraguay”, señaló Miró, autora del libro “Alimentación y Religiosidad Paraguaya”.

Junto a la sopa paraguaya, el segundo ingrediente del Karú Guasú es la chipa, fruto también del sincretismo hispano-guaraní.

Se trata de un panecillo salado elaborado a base de almidón de mandioca y queso que está profundamente ligado a la idiosincrasia paraguaya, entendida como exponente del mestiza cultural entre españoles y guaraníes.

“Los guaranís la asaban sobre hojas de banana que le dan un sabor especial, algo que se mantuvo con la incorporación del huevo y el queso”, indicó Miró.

En el Karú Guasú, la chipa y la sopa paraguaya convergen junto a la carne, su tercer ingrediente y alimento siempre presente en el menú de un país que es uno de los mayores exportadores mundiales de bovino.

“Los paraguayos las combinan principalmente con carne, vacuno, cerdo o cordero, lo que convierte el Karú Guasú en un menú muy fuerte. Pero también es frecuente comerlo junto a ensaladas de distintos tipos”, dijo Miró.

Además de ese tridente alimenticio, el Karú Guasú tiene como particularidad su sentido familiar y comunitario, ya que es una tradición, especialmente en las zonas rurales de Paraguay, en que los vecinos se intercambien chipas y raciones de sopa seca durante el Jueves Santo.

“En los vecindarios del interior es un ir y venir de gente, de continúas invitaciones a las casas. Es una tradición típicamente paraguaya que viene desde los tiempos coloniales y que por supuesto es parte de la religiosidad popular”, aseveró Miró.

Sin embargo, el modelo del Karú Guasú también se exporta a otras celebraciones puntuales de carácter familiar, tales como bautizos o cumpleaños.

“Es una comida ritual para ocasiones especiales que tiene como base el maíz de los guaranís. Tiene que ver con formas que perviven y que son el acomodo de las viejas tradiciones a las formas nuevas que llegaron con la colonización”, dijo a Efe Ticio Escobar, investigador y exsecretario de Cultura.

Según Escobar, el proceso es similar al de otras culturas precolombinas que se adaptaron a las costumbres de los conquistadores hispanos.

“Es un esquema parecido en toda América Latina, aunque en Paraguay la clave diferenciadora, la que le da un tono distinto, es la cultura guaraní, fundamentalmente su idioma”, agregó Escobar.