Tráfico | T 61° H 50%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Pasqual desempolva en Bogotá “El caballero de Olmedo” más lírico y directo

WUVN News
04/16/2014 4:41 PM

Bogotá, 16 abr (EFE).- El director teatral Lluís Pasqual desempolvará en el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá (FITB) su más reciente versión del clásico de Lope de Vega “El caballero de Olmedo” en un montaje que potencia la lírica y rebaja el tono ampuloso de las obras del Siglo de Oro español.

Pasqual calificó como “un milagro que alguien que escribió una obra hace 400 años nos esté hablando con la misma actualidad, temperatura y lirismo” en esta pieza que llega mañana al Teatro Libre de Chapinero de Bogotá en cinco funciones.

En declaraciones a periodistas a su llegada a la capital colombiana, el director del Teatre Lliure de Barcelona recordó que ya se enfrentó a este clásico en 1992 en la “Cour d’Honneur” del Palacio de los Papas de Aviñón (Francia), ante 3.500 personas, con 11 caballos, 42 actores y un kilómetro cuadrado de escenografía.

“Esta es la versión opuesta. Sólo hay actores, unas cuantas sillas y muy poca cosa más. En Aviñón creo que salía más beneficiada la parte épica y aquí queda más valorada la parte lírica. Es emocionante de distintas maneras pero claro, uno escoge siempre la última y yo me quedo con esta”, afirmó.

En esta ocasión, Pasqual cimenta la obra en dos pilares: la sencilla escena, que se inspira en la disposición de las sillas en el escenario del flamenco, y en el verso, que “descubre (al público) otra manera de que le cuenten las cosas y es una manera que hace bien al alma, que hace bien al espíritu”.

Pasqual argumentó que el punto contemporáneo de esta versión de “El caballero de Olmedo” no es cosa suya, sino de Félix Lope de Vega (1562-1635).

“Creo que no he hecho más que soplar para quitar un poco el polvo que se podía haber depositado encima”, afirmó, y se refirió a una escena central en la que el rey Juan II se corrompe y le da vía libre al pueblo para seguir sus pasos, como a su juicio sucede con los políticos de hoy en día.

Por eso insistió en que si el público iberoamericano siente distancia de sus dramaturgos clásicos es porque las producciones se hacen “mal”.

“Shakespeare no es lejano, Lope no es lejano. Todo lo que cuentan nos toca muy de cerca”, enfatizó al calificar al dramaturgo español como un “autor popular” que “sin bajar el contenido intelectual y la belleza que él quiere imprimir en la obra, la entiende todo el mundo”.

De hecho, la trama central de “El caballero de Olmedo” se podría trasladar a cualquier pueblo del mundo que guarde rivalidad con el municipio vecino, como era el caso de Olmedo y Medina, en los que a buen seguro habría apuestos caballeros como don Alonso y don Rodrigo que se disputaran el amor de alguna doña Inés.

“Es la gran metáfora sobre la intolerancia, sobre cómo uno puede volverse ciego hasta provocar la muerte de su enemigo por una historia de amor, pero sobre todo porque es del pueblo de al lado”, resumió.

Esta coproducción del Teatre Lliure y la Compañía Nacional de Teatro Clásico se presentó en el Teatro Pavón de Madrid desde el sábado 8 de febrero hasta el 9 de marzo y en el Teatre Lliure de Barcelona del 14 de marzo al 13 de abril y tiene previsto llegar al Festival de Teatro Clásico de Almagro en julio.

El director español se jactó del esfuerzo que ha hecho la industria del teatro de su país para adaptarse a tiempos de crisis y a la voracidad del público, que según dijo tiene últimamente una gran “necesidad” de estar presente en las salas a disfrutar del único espectáculo que “no se puede bajar (descargar)” de internet.

“Creo que vamos al teatro a comprobar si las personas seguimos teniendo las mismas emociones que se supone que tenemos, no sólo las que nos cuenta la televisión, que son muy poquitas y muy reducidas”, afirmó.

Para Pasqual, que es uno de los grandes directores de Europa, el que manda es el variopinto público, que puede ser como el de las grandes ciudades europeas, entusiasta como el de los pueblos pequeños o como el bogotano.

“Si pudiera llevarme algo de Bogotá me llevaría al público porque después de 20 años ha aprendido mucho, ha visto muy buenos espectáculos (en el FITB) y es apasionado, generoso y agradecido”, agregó.