Tráfico | T 58° H 93%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Alonso, Massa y Hamilton recuerdan la muerte de Ayrton Senna 20 años después

WUVN News
04/18/2014 4:41 AM

Shanghái (China), 18 abr (EFE).- El próximo 1 de mayo se cumplirán 20 años de la última muerte durante una carrera de Fórmula Uno, la del mítico piloto brasileño Ayrton Senna, que corría con Williams en 1994 cuando, durante el Gran Premio de San Marino, en el circuito italiano de Ímola, murió al estrellarse contra una barrera.

Aquel fue el tercer accidente, y el segundo mortal, de aquel mismo fin de semana, tras el choque al que sobrevivió, durante las prácticas de la mañana del viernes, su compatriota brasileño Rubens Barrichello (Jordan en 1994), y el que siguió esa misma tarde, que mató al austríaco Roland Ratzenberger (Simtek).

Durante aquel trágico fin de semana, que movió a la FIA a aumentar las medidas de seguridad de la competición, los pilotos que hoy en día hacen soñar a los aficionados eran niños, que admiraban al tricampeón mundial Senna mientras se iniciaban en los karts, como recordaron desde Shanghái conductores como Alonso, Hamilton y Massa.

Para el bicampeón español Fernando Alonso (Ferrari), Senna, que lideraba aquella triste carrera de Ímola, siempre “fue una inspiración” durante su infancia, cuando seguía sus logros por los informativos, ya que entonces no se retransmitía por televisión la Fórmula Uno en España.

“Recuerdo que cuando iba al colegio, en mis libros no tenía (como cobertura fotos de) chicas, obviamente era muy joven pera tener chicas en el libro, pero tenía a Ayrton, y también en mi habitación, donde tenía un gran póster de Ayrton”, evocó el asturiano.

“Incluso mi primer coche de karts tenía los colores del McLaren de Ayrton, porque a mi padre también le gustaba”, reveló.

El 1 de mayo de 1994 “fue un momento muy triste”, lamentó.

“Sé que se va a hacer algo en Ímola, en Italia, los próximos fines de semana, y tengo la intención de estar ahí, sólo para estar cerca en este día desgraciadamente importante” para el automovilismo, comentó Alonso, que tenía 12 años cuando murió Senna.

Para el campeón mundial británico Lewis Hamilton (Mercedes), que tenía nueve años entonces, el brasileño, que murió con 34, era su ídolo absoluto.

“Siempre lo comento: cuando era un crío tenía todos los libros, todos los vídeos, él era el piloto que admiraba incluso desde antes de empezar a conducir yo mismo”, recordó Hamilton -que este año lleva tres podios y dos victorias en sólo tres carreras- en el Circuito Internacional de Shanghái para el Gran Premio de China.

“De alguna manera me inspiró incluso para hacerme piloto”, reconoció, y el día de su muerte “fue muy difícil para mí mostrar mis emociones en mi familia, así que me fui a un sitio tranquilo y fue muy difícil durante varios días (comprender) que de verdad… tu héroe se ha ido”, dijo.

Senna sigue siendo “una leyenda increíble”, lo elogió Hamilton: “todavía puedes aprender cosas de cómo se tomaba el automovilismo y cómo conducía”, por lo que “a uno le gusta pensar que tal vez un día pueda ser reconocido como alguien que fue capaz de conducir parecido a como lo hacía él”.

Para el brasileño Felipe Massa (Williams), que días antes había cumplido 13 años, el impacto de la noticia fue todavía mayor, por lo que significó para todo Brasil.

“Todo el mundo recuerda aquel día, pero yo lo recuerdo muy bien, porque soy brasileño y él era tal vez el deportista brasileño más famoso”, comentó Massa a los periodistas: “creo que 20 años después, Senna sigue siendo parte de nuestra memoria”.

En su carrera profesional, “para ser honesto, no me impactó mucho, aunque por supuesto le seguía, pero por quien yo quería ser piloto era por mi padre, no por (sus compatriotas Emerson) Fittipaldi, (Nelson) Piquet o (Ayrton) Senna”, reconoció.

Aun así, Massa, que sobrevivió a un accidente en el Gran Premio de Hungría de 2009 (entonces con Ferrari), que le retiró de la competición hasta 2010, tiene grabado aquel día de 1994 en que vio por televisión en directo lo que pasó en Ímola.

“Fue muy duro, de verdad”, comentó, “no tanto cuando chocó, porque no fue un choque tan increíble, especialmente después de que se le vio mover el casco, que siendo un niño crees que significa que está bien”.

“Después sí que fue realmente duro, recuerdo estar todo el tiempo viendo las noticias en televisión, que cada vez eran peores… Fue un día duro, sobre todo para los brasileños”, afirmó.

“Hubo una gran reacción en todo el mundo, pero yo recuerdo a la gente llorando en la calle, y en el colegio recuerdo ver a mis amigos llorando. Brasil se paralizó aquel día, y durante toda aquella semana”, recordó.

Por José Álvarez Díaz