Tráfico | T 72° H 93%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

P.Rico lleva a agencias de reservas de turismo online ante los tribunales de EE.UU.

WUVN News
04/21/2014 5:43 PM

San Juan, 21 abr (EFE).- La Justicia estadounidense acogió hoy la primera vista del proceso iniciado por el Gobierno de Puerto Rico, que demandó ante los tribunales de ese país a gran parte de las mayores compañías de reservas turísticas online, al considerar que no le han pagado todos los impuestos que deberían.

La Compañía de Turismo de Puerto Rico, entidad pública que se encarga de los asuntos relacionados con el turismo, registró la demanda el pasado jueves, víspera del festivo del Viernes Santo.

La demanda, presentada ante el Tribunal Federal del Distrito de Puerto Rico, está dirigida contra Priceline, Orbitz, Expedia y Travelocity, así como contra sus subsidiarias Travelweb, Trip Network, Hotels.com, Lodging.com, Hotwire, Egencia y Site 59.com.

Según las autoridades puertorriqueñas, estas agencias no pagaron al Gobierno de la isla caribeña -que es un Estado Libre Asociado a EE.UU.- todo lo recaudado por los impuestos hoteleros que sí cobran a sus clientes a través del impuesto por habitación de hotel, la conocida como “room tax”.

“Los impuestos son pagados por los clientes, pero la Compañía de Turismo solo recibe los ingresos de los impuestos cobrados al precio menor que negociaron ambas partes y ellas se embolsan la diferencia”, se argumenta en la demanda de 43 páginas a la que tuvo acceso Efe.

Como ejemplo, el documento apunta que una agencia puede cobrar al cliente final 100 dólares por una noche en una habitación y aplicarle un aumento del 9 % por el citado impuesto, lo que supone un ingreso adicional de 9 dólares.

Sin embargo, a la Compañía de Turismo de Puerto Rico le pagan sólo los 5,4 dólares que se supone que habría ingresado si hubiera revendido el alquiler de la habitación por los 60 dólares mínimos a los que se puede rentar esa habitación.

“En este sencillo ejemplo, Puerto Rico pierde 3,6 dólares. Los ingresos por el impuesto por habitación es un 40 % inferior de lo que en realidad ingresan los demandantes”, afirma la demanda.

Puerto Rico busca con esta iniciativa que la Justicia estadounidense declare ilegal esta práctica y reclama que se le pague de forma retroactiva todo lo que ha dejado de ingresar por este concepto.

“La cantidad del impuesto puertorriqueño sobre las habitaciones de hotel vendidas o alquiladas en Puerto Rico se debe calcular correctamente como un porcentaje de la cantidad bruta total que cada consumidores le paga a cada acusado (las agencias) por una habitación de hotel”, explicó la Compañía de Turismo.

Y añadió que si el hotel en cuestión hubiera vendido o alquilado una habitación a ese mismo precio, tendría que aplicar igualmente el 9 % sobre los 100 dólares y pagar 9 a las autoridades.

“Los impuestos se tributan en cantidades al por menor, sin ninguna deducción para la comercialización o servicios relativos a ese alquiler”, defiende la demanda presentada.

Por ello, el hecho de que “un hotel subcontrate los servicios de alquiler de habitaciones con otra empresa (como las demandadas)” no varía la base fiscal, que “sigue siendo la misma: el importe total pagado por el cliente o inquilino”.

“Los costos de comercialización y de servicio no son deducibles, al igual que no lo son en el caso de que un hotel alquile directamente sus habitaciones al cliente final”, sentenció la Compañía de Turismo, en referencia a los argumentos de las agencias demandadas.

En ese sentido, las acusa de mantener “prácticas comerciales engañosas” y tratar de “disfrazarlas” agrupando “incorrectamente” sus propias tasas con los impuestos en la información que ofrecen al cliente.

Así, por los datos que recibe, el cliente no es consciente de lo que ocurre, ni de qué parte de impuestos está pagando, ni de qué beneficio se está llevando la agencia.

“La Compañía de Turismo y el público en general tienen que poder confiar en que los acusados están remitiendo la cantidad correcta de impuestos por habitación y otros tributos”, concluye la demanda, que acusa a las agencias de buscar la confusión y recurrir a la ingeniería financiera para multiplicar sus ganancias a costa del pago de impuestos.

Así, afirma que “los demandados crean una confusión sustancial en virtud de su presentación de cargos de hotel e impuestos para los clientes y el uso de fórmulas de ingeniería inversa; y el efecto neto de estas prácticas se traduce en el pago incompleto a la Compañía de Turismo”.