Tráfico | T 33° H 89%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Adelman se retiró; Woodson y Corbin fueron despedidos

WUVN News
04/22/2014 5:21 AM
Actualizada: 04/22/2014 4:52 AM

Houston (EEUU), 21 abr (EFE).- Jornada de malas noticias para el mundo de los entrenadores de la NBA que vieron como en un solo día, el veterano Rick Adelman decía adiós a la competición tras 23 años de carrera, mientras que Mike Woodson y Tyrone Corbin recibían el “adiós” por parte de los Knicks de Nueva York y los Jazz de Utah, respectivamente, que no querían más sus servicios.

Todo un mundo separa al “currículum” de Adelman con lo conseguido por Woodson y Corbin dentro de la NBA después que el primero fue un completo “innovador” y maestro con los jugadores que dirigió, a diferencia de los dos despedidos, que hasta el momento ni tienen un estilo propio de juego definido ni tampoco a que escuela pertenecen.

Adelman cumplió con su último año de contrato que tenía al frente de los Timberwolves de Minnesota y asumió como gran profesional que no pudo conseguir el objetivo que se estableció, y que no era otro que llevar al equipo, donde esta el base español Ricky Rubio y el ala-pivote Kevin Love, a la fase final de la Conferencia Oeste.

Se quedó a las puertas, en el décimo puesto, a dos del octavo y último que da derecho, pero con un juego que no convenció a nadie, ni al propio Adelman, especialmente por la inconsistencia que mostró el equipo y los pocos avances que hicieron los jugadores como conjunto.

Pero al margen de lo poco que consiguió con los Timberwolves, algo más con los Rockets de Houston hasta que se lesionó y retiró el pívot chino Yao Ming, Adelman escribió su historia y un puesto dentro de los grandes de la NBA por las lecciones de buen baloncesto que dieron sus equipos de los Trail Blazers de Portland y Kings de Sacramento.

La carrera de Adelman comenzó en 1988-89, cuando asumió el puesto de entrenador con los Trail Blazers luego que Mike Schuler fuera despedido durante la temporada y él era su asistente principal.

A la campaña siguiente, en su primer año completo en ese puesto (1989-90) Adelman llevó a los Blazers a las Finales NBA, donde perdieron ante los “Bad Boys” de los Pistons de Detroit y repitió visita a luchar por el título en el 1992, pero cayeron ante los Bulls de Chicago, que como equipo eran inferiores, pero tenían al mejor jugador del mundo, a Michael Jordan.

Luego Adelman transformó a los Kings, que de ser una franquicia eternamente perdedora, llegó a ser una de las más entretenidas y exitosas en la Conferencia Oeste de 1998 a 2004, y la controversial derrota ante Los Angeles Lakers en la Final del Oeste en 2002 todavía lo persigue hasta la fecha.

“En términos del impacto que ha tenido en la liga, simplemente revisen el libro de jugadas de todos los demás”, señaló Erik Spoelstra, entrenador de los Heat de Miami, que se interesó en ser entrenador cuando observó a los equipos de los Trail Blazers dirigidos por Adelman, mientras era un base con la Universidad de Portland.

Spoelstra reiteró que Adelman ha sido un “innovador único” dentro del deporte del baloncesto, aunque se vaya sin ningún título de liga en 1.042 victorias, octavo en la lista de todos los tiempos de la NBA.

Nada de eso tienen ganado todavía Woodson, que llegó a Nueva York con la ilusión de conseguir la reconstrucción de los Knicks y salió por la puerta de atrás que le señaló el nuevo presidente de operaciones y hombre fuerte de la franquicia Phil Jackson, el mismo que ganaba títulos con los Lakers sin crear ningún estilo de juego, mientras que Adelman le daba lecciones de baloncesto.

Ahora Jackson después de haber ganado 11 títulos como entrenador de los Bulls y los Lakers a base de estrellas, quiere aplicar la misma receta a nivel de directivo y aunque tratará de conseguir al mejor entrenador que pueda o al que considere que es el más adecuado a su proyecto lo primero que debe hacer es fichar buenos jugadores.

Woodson después de algo más de dos años al frente de los Knicks, no pudo triunfar en Nueva York como tampoco lo hizo con los Hawks de Atlanta, donde también se quedó fuera cuando llegó el momento de consolidar el trabajo de la recta final de la reconstrucción.

El entrenador despedido de los Knicks logró una marca de 109-79, pero la de la pasada temporada fue perdedora (37-45) y le impidió al equipo estar en la fase final.

Mucho menos pudo conseguir Corbin al frente de los Jazz, que tras la salida de su mentor, el legendario Jerry Sloan, uno de los equipos más difíciles y complicados de ganar en la NBA pasaron a formar parte del grupo de los perdedores de la Conferencia Oeste, donde la pasada temporada fue el peor (25-57).

Corbin concluyó su andadura con los Jazz con una marca perdedora de 112-146, aunque en dos de sus tres temporadas al frente del equipo consiguió que fuese ganadora e inclusive en la del 2012 los llevó a la fase final, pero el equipo ha ido de más a menos y sin evolución, lo que al final le costó el puesto.