Tráfico | T 43° H 97%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Jonasson declara que “La analfabeta” apunta a las estupideces humanas y a sus fanatismos

WUVN News
04/22/2014 8:30 AM

Barcelona (España), 22 abr (EFE).- El escritor sueco Jonas Jonasson, que mañana será previsiblemente uno de los triunfadores del Día del Libro con “La analfabeta que era un genio de los números”, señala que esta su segunda novela “apunta a las estupideces de la Humanidad, pero también a sus fanatismos”.

Jonasson (Växsjö, Suecia, 1962), que ya fue un fenómeno literario hace dos años con “El abuelo que saltó por la ventana y se largó”, obra traducida a más de 35 idiomas y que ha superado los seis millones de ejemplares vendidos, ha vuelto ahora con una historia que destila el mismo sentido del humor y toque surrealista.

“La analfabeta que era un genio de los números” (Salamandra/La Campana) tiene como protagonista a Nombeko Mayeki, una joven sudafricana del barrio de Soweto, el tristemente célebre gueto de Johannesburgo, dotada de un intelecto fuera de serie y que conseguirá, ayudada por el azar, huir de la vida de infortunio a la que estaba condenada por su origen.

El mismo azar impulsa a Nombeko a un viaje surrealista en el que se topa con personajes tan variopintos como un falso especialista en física nuclear, un par de agentes del Mossad con sed de venganza, una joven antisistema o un rey de Suecia con rostro humano.

Desde su retiro en una isla sueca del Báltico, Jonasson ha dicho en una entrevista a Efe que “el trabajo con los personajes y, sobre todo, con Nombeko, la protagonista, ha sido muy parecido al escribir ‘El abuelo’”.

En el propio período de escritura, “la iba conociendo cada vez mejor y, cuando casi había terminado la novela, tuve que reescribir grandes partes, porque la había llegado a conocer mucho mejor durante el proceso”, revela el autor.

En esta segunda novela, Jonasson ha ganado oficio literario, hasta el punto que dibuja unos personajes más consistentes y una trama más sólida.

“No detengo la acción con demasiadas descripciones, y eso le da una fuerza al texto y un estilo particular. De ahí, que la trama quizás se condensa más”, opina el escritor sueco.

El origen de esta segunda novela se encuentra en que hace un tiempo Jonasson descubrió que, a finales de los años setenta y comienzos de los ochenta, coincidieron “dos de las estupideces humanas, en mi opinión, más necias, en Sudafrica: el ‘apartheid’ como idea política y la construcción de armas masivas”.

“Tanta estupidez en tan poco espacio era demasiado tentador como para no intentar escribir sobre ello. Y ya que estaba en ello tampoco quería desperdiciar retratar otras situaciones y personajes”, como la Guerra Fría, la “perestroika” o la voracidad de China en África, repone el escritor.

Como se suele decir, “a veces la realidad se aproxima más de lo que quisiéramos a la ficción”.

Como en su momento sucedió con otros maestros del humor literario como Tom Sharpe, Jonasson se siente cómodo en su propio estilo: “No creo que pueda escribir de otra forma: es mi estilo, mi marca”, un sello personal que combina “una parte de conocimiento general sobre historia moderna, una parte de investigación profunda y una parte de imaginación refrescante”.

El éxito de su ópera prima no ha sido un obstáculo, y el vértigo que produce convertirse en un superventas no afectan a Jonasson, que mantiene su filosofía: “Con el primer libro quería ser publicado para recuperar un oficio, un título, ser escritor, aunque desde siempre, en mi interior, me sentía escritor”.

Jonasson que trabajó como periodista, como consultor de medios y productor de televisión, “cruzaba los dedos para que la primera novela vendiera 3.000 ejemplares para poder volver a publicar otra novela”.

Superada aquella modesta cifra con creces, el autor sueco se encuentra inmerso en la promoción de su segunda novela “y, si sigo aquí, no veo por qué no podría hacer un tercer libro algún día”, considera el escritor.

Sus lectores, que ya son legión, estarán esperando esa tercera novela y la adaptación cinematográfica de “El abuelo que saltó por la ventana y se largó”, que se estrenará en España en julio y que ya se ha convertido en la más taquillera de la historia del cine sueco.