Tráfico | T 55° H 83%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

La emperatriz Sisi “luce” un nuevo vestido

WUVN News
04/23/2014 12:32 PM

Viena, 23 abr (EFE).- La elegancia, el estilo y, sobre todo, la extrema delgadez de la emperatriz Elisabeth de Austria, conocida como Sisi, siguen siendo un atractivo turístico en Viena, donde el museo que recorre su vida expone ahora varios objetos personales, entre ellos un vestido, que nunca habían salido a la luz.

“Seda, encaje y armiño” es el nombre de la exposición que desde mañana y hasta el próximo 24 de diciembre se podrá visitar en uno de los museos más famosos de la capital austríaca y por el que en 2013 pasaron 645.000 turistas.

La pieza estrella de esta muestra, con la que el Museo de Sisi celebra sus diez años de existencia, es un vestido de dos piezas de gasa azul que en su día lució la emperatriz y que fue descubierto en una caja en 2012.

“Lo más interesante es que este vestido es original y fue llevado por ella. Es muy difícil obtener vestidos que realmente ella vistió”, aclaró hoy a Efe el director general del consorcio que gestiona el Museo de Sisi, Franz Sttlecker.

La caja con ese tesoro dentro permaneció olvidada durante años en el Palacio de Seisenegg, propiedad del yerno de Sisi, el Archiduque de Austria Francisco Salvador.

En 2012 fue adquirido en subasta por la administración del Museo, que inició una restauración “más costosa que complicada”, en palabras de Sattlecker, que cifra el gasto de esa operación en entre 8.000 y 10.000 euros (de 11.040 a 13.800 dólares).

Con sus 55 centímetros de largo y sus 48 de cintura, este vestido de dos piezas, es un ejemplo más de la delgadez de Sisi, que vivió siempre obsesionada con su imagen.

“El vestido azul es una obra maestra del armario de la emperatriz en Corfú, con un corte refinado que hace hincapié en la delgada cintura de Elisabeth” explicó a la prensa Olivia Lichstscheidl, conservadora del museo de Sisi.

Además de esta pieza, la exposición exhibe otro vestido, un peinador, un albornoz, un conjunto de armiño, ropa interior y diferentes accesorios que nunca antes se habían exhibido juntos.

El segundo vestido, hecho en gasa de seda de color hueso con ribetes de tonos pastel, está formado por tres piezas compuestas por una falda, una camisola y un corpiño con cuello alto.

El emblema bordado en ambos vestidos, un delfín con una corona, era característico del vestuario que la emperatriz llevaba en la isla griega de Corfú, añadió la conservadora del museo.

La emperatriz llevó ambos vestidos en torno a 1890, después del fallecimiento de su hijo Rodolfo, lo que desmiente el mito de que Elisabeth se sumió a un riguroso luto tras el suicidio del príncipe heredero en 1889.

Junto a los vestidos estrellas, un conjunto de armiño, compuesto por una capa de quita y pon y un manguito a juego, es otra de las piezas clave que se encuentran en las vitrinas del museo con motivo de su décimo aniversario.

Este conjunto es un ejemplo del complemento invernal que no podía faltar entre las damas de clase alta del siglo XIX. El armiño, característico por su piel blanca que recuerda al color de la nieve, fue durante siglos un símbolo de soberanía.

Las colas negras se cosían a la capa con el fin de conseguir una mayor exclusividad .

Sombreros, diademas de flores, bolsos, paraguas, abanicos y zapatos son los complementos, antiguamente denominados aderezos, que se exhiben en las dos nuevas salas de los antiguos apartamentos imperiales que acogen el museo.

Entre ellos, el ceñidor original de la emperatriz, que mide 51 centímetros, era un complemento de estilo muy apreciado por Sisi ya que mostraba su pequeña cintura de avispa que rondaba los 40 centímetros.

El museo de Sisi, situado en el Hofburg en Viena, la antigua residencia imperial, abrió sus puertas por primera vez en 2004 con motivo del 150 aniversario de boda de Elisabeth con el emperador Francisco José.

Desde entonces, más de seis millones de visitantes han visitado la exposición permanente que explica cómo vivió esta fascinante mujer.

“Para su tiempo, Sisi fue una mujer muy adelantada”, es lo que hace que la gente siga interesada en ella, comentó Sattlecker quien aseguró que el objetivo del museo es “mostrar cómo fue su vida”.

Etiquetas