Tráfico | T 59° H 87%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Aseguran que las mujeres fueron “botín de guerra” durante el conflicto en Guatemala

WUVN News
04/24/2014 3:31 PM

Guatemala, 24 abr (EFE).- Miles de mujeres guatemaltecas, en su mayoría indígenas, fueron un “botín de guerra” durante el pasado conflicto armado (1960-1996) al ser violadas y utilizadas como esclavas, manifestaron hoy investigadoras sociales.

La experta de Estudios Comparados de Acción Psicosocial (Ecap) que atiende a víctimas de la guerra, Paula Martínez, sostuvo durante un conversatorio que “la violencia sexual fue una práctica generalizada de los agentes del Estado” y que los casos se mantienen en la impunidad.

“Mujeres y niñas, en su mayoría indígenas, fueron las principales víctimas de las violaciones, sus cuerpos eran vistos como propiedad del enemigo, lo cual causó efectos colectivos”, dijo.

Según Martínez, esas prácticas fueron comunes entre 1980-1983, durante los gobiernos militares de Fernando Romero Lucas García (ya fallecido) y José Efraín Ríos Montt.

Aunque no existen estadísticas de las mujeres que sufrieron vejámenes por parte de militares, se calcula que fueron cientos de miles, de acuerdo con las investigadoras.

En opinión de Martínez, lo “mas difícil” para las mujeres es “superar la culpa y el estrés postraumático que les causó la violación sexual. Muchas no quisieron regresar a sus comunidades por el estigma y algunas intentaron suicidarse”, expresó.

Mientras, la experta de la asociación Centro de Análisis Forense y Ciencias Aplicadas (Cafca), Argelia Soto, afirmó que el conflicto armado “dejo lacerado el tejido social en Guatemala”.

“El ejército cometió violaciones sexuales para tener el control pero no existen registros de las mujeres víctimas ni de las viudas o huérfanas porque muchas se fueron a las montañas donde no recibieron atención médica”, comentó durante el foro.

Soto aseguró que la mayoría de casos no han sido atendidos y se mantienen en la impunidad.

La investigadora Carmen Álvarez coincidió en que muchas mujeres murieron en las montañas luego de sufrir violaciones “con impunidad y violencia, lo cual llevó a la desintegración familiar”.

Los testimonios desgarradores de mujeres que fueron violadas por los soldados durante la guerra están plasmados en el informe Memorias del Silencio de la Comisión del Esclarecimiento Histórico (CEH) presentado en 1999, dos años después de que acabo el conflicto armado interno.

El conversatorio fue organizado por la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado (Odha), como parte de la conmemoración del 16 aniversario del asesinato del obispo auxiliar de Guatemala, monseñor Juan Gerardi.

El religioso fue asesinado el 26 de abril de 1998, 54 horas después de hacer público el informe interdiocesano de la Recuperación de la Memoria Histórica (Remhi), Guatemala Nunca Más.

En ese informe se documentaron más de 50.000 casos de violaciones a los derechos humanos durante la guerra y la mayoría se le atribuyeron al ejército.

Por el crimen de Gerardi fueron condenados a 20 años de prisión en junio de 2001 el coronel retirado Byron Disrael Lima Estrada, su hijo el capitán Byron Lima Oliva y el sacerdote Mario Orantes.

Lima Estrada y Orantes ya recuperaron su libertad al cumplir la mitad de la condena, mientras que el capitán sigue en prisión debido a mala conducta.

El conflicto bélico, que acabó en diciembre de 1996 con la firma de los Acuerdos de Paz entre el Gobierno y la guerrilla, dejó más de 250.000 víctimas, entre muertos y desaparecidos, según la CEH.