Tráfico | T 43° H 97%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

El “padre” de Mafalda abre la fiesta de las letras en Buenos Aires

WUVN News
04/24/2014 5:07 PM
Actualizada: 04/25/2014 7:21 AM

Buenos Aires, 24 abr (EFE).- Joaquín Salvador Lavado, Quino, el “padre” de la popular Mafalda, abrió hoy la Feria del Libro de Buenos Aires, la más importante cita literaria de Suramérica, que en esta convocatoria reúne a escritores como el estadounidense Paul Auster y el Nobel sudafricano John Maxwell Coetzee.

“A partir de hoy me voy a tener más respeto. Es un honor muy grande. Es emocionante y estoy muy agradecido”, dijo Quino sobre el “orgullo” de haber sido elegido para inaugurar esta feria, a la que definió como un “hecho cultural de una importancia única para el país”.

Simpático, aunque de pocas palabras -”hablo poco porque elegí el dibujo para expresarme”-, Quino fue protagonista de un ameno diálogo con dos periodistas, donde recorrió su carrera, reivindico su pacifismo y hasta reveló su “torpeza” para dibujar a Mafalda, a la que admitió que tenía que calcar.

“Lo que pasa es que dibujar siempre a un mismo personaje es una cosa muy pesada. Le tengo mucho cariño a Mafalda, pero a los demás personajes que aparecían un día nada más les tengo el mismo cariño”, aseguró.

Se mostró asombrado de que su tira más célebre siga siendo leída por tanta gente.

“Me sorprende cómo he hecho temas que 40 años después parecen que hubieran sido dibujados hoy”, señaló Quino, quien, un poco en broma, un poco en serio, dijo que es un “plomo” hablar siempre de Mafalda, a la que dibujó durante nueve años y dejó de hacerla hace 41.

Reveló que sigue una “técnica cinematográfica” para dibujar y que estudió arte y hasta llegó a exponer sus cuadros, pero que finalmente se dio cuenta de que la pintura no era lo suyo.

“El humor nace del sentido critico que tiene uno ante las cosas”, dijo Quino, quien señaló que su tema favorito es el “poder” y que se considera un “dibujante político”.

Recordó sus deseos de que la Humanidad “girara para el lado bueno, para los Beatles”, pero dijo que “lamentablemente no fue así porque el sistema se encargó de hundir al mundo”.

Con la ciudad brasileña de Sao Paulo como invitada de honor, la 40 Edición de la Feria del Libro de Buenos Aires convierte la capital argentina en epicentro de la literatura del continente con charlas, talleres, firmas y unos 1.500 expositores que representarán las letras de más de 40 países.

El homenaje al recientemente fallecido Nobel colombiano Gabriel García Márquez vendrá de la mano de la reedición de 100.000 ejemplares de su novela cumbre, “Cien años de soledad”, y de otros 50.000 de seis de sus obras más reconocidas.

“Cuando ya estábamos planteando la feria, nos encontramos con la muerte de García Márquez, sin duda su espíritu va a estar flotando en el ambiente”, admitió hoy a medios locales el director de la Fundación El Libro -organizadora de la feria-, Gustavo Canevaro.

Los lectores podrán celebrar en la feria el centenario del nacimiento de dos de los más importantes escritores argentinos, Julio Cortázar y Adolfo Bioy Casares.

El plato fuerte de la feria vendrá de la mano del contador de historias de Brooklyn (Nueva York) Paul Auster, y del novelista y ensayista sudafricano John Maxwell Coetzee.

Auster y Coetzee se encontrarán cara a cara el próximo domingo para continuar una conversación que vienen manteniendo desde hace años en distintas ciudades del mundo y que comenzó por correo para materializarse en un libro titulado “Aquí y ahora” (2005).

La amistad que mantienen les permite hablar “de temas tan variados como viajes, deportes, familia, política, trabajo y, por supuesto, literatura”, consigna la organización del evento.

El premio Nobel de 2003 ya fue una de las presencias más destacadas en la Feria del año pasado, mientras que Auster no visita Argentina desde hace más de 10 años.

La cultura brasileña tendrá un especial protagonismo de la mano de Sao Paulo, que aprovechará la ocasión para sacar la feria a las calles con “saraus” (escenarios improvisados e informales) en distintos puntos de la ciudad.

Además, España volverá a contar con presencia institucional tras dos años de ausencia que se justificaron con la crisis económica que sacude al país.

Entre los escritores españoles, Arturo Pérez Reverte, Almudena Grandes, Julia Navarro y Albert Espinosa.

Desde el vecino Chile se desplazarán los escritores Roberto Ampuero, Pilar Sordo, Claudio Naranjo y Pedro Lembel, y México estará representado por Julio Trujillo, Ricardo Cayuela, Christopher Domínguez y Michael Antonio Deltoro.

También pasarán por la feria de Buenos Aires el palestino Izzeldin Abuelaish, James Dashner y William Gordon (Estados Unidos), Esther Gerritsen (Holanda), David Held (Inglaterra), Nina Jäckle (Alemania), Eduardo Lalo (Puerto Rico) y Laurent Mauvignier (Francia).