Tráfico | T 38° H 79%

Ciencia y Tecnología

Tiembla la falla que destruyó Managua en 1972 y el Gobierno extiende la alerta roja

WUVN News
04/25/2014 8:19 PM
Actualizada: 04/25/2014 9:21 PM

Managua, 25 abr (EFE).- Dos temblores originados hoy en la falla geológica que destruyó Managua en 1972 obligaron al Gobierno de Nicaragua a extender la alerta roja y mantener las clases suspendidas en los municipios afectados, ante la probabilidad de que ocurra un evento mayor, informó una fuente oficial.

“Esos (sismos) que han surgido en Managua hacen pensar que el sistema de fallas presenta cambios y alteraciones (…) la probabilidad de ocurrencia de un sismo en Managua puede ser hoy mayor que antes de los eventos iniciados el 10 de abril”, dijo la primera dama y portavoz del Ejecutivo, Rosario Murillo, a través de medios oficiales.

Los sismos de este viernes en Managua tuvieron magnitudes de 1,6 y 2,6 Richter, con profundidades menores a los 20 kilómetros, informó el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

Ambos temblores fueron ubicados en la falla de Tiscapa, la misma que provocó el terremoto de magnitud 6,2 Richter que devastó Managua y dejó unos 10.000 muertos en 1972, según el Ineter.

Dicha falla está más habitada actualmente que hace cuatro décadas, ya que también cuenta con una densa población y nuevos edificios en la parte sur de la laguna de Tiscapa.

El Gobierno del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, decidió mantener la alerta roja en los municipios de Managua, Nagarote, Ciudad Sandino, Mateare, y La Paz Centro, que pertenecen a las provincias de Managua y León.

El resto del país estará a partir de ahora en estado de alerta amarilla.

La alerta roja indica que las instituciones y la población deben actuar en la situación de emergencia que causa un desastre en proceso, y la alerta amarilla manda a estar listos para una catástrofe inminente.

Una “alerta roja extrema” se mantiene en Managua y León desde el 10 de abril, cuando se liberó una serie de terremotos que mataron a dos personas, con decenas de heridos, miles de damnificados y al menos 2.300 viviendas dañadas.

Los sismos destructivos presentaron magnitudes 6,2, 6,7, 5,6, 4,4 y 5,2 en la escala abierta de Richter, la mayoría ubicados entre los volcanes Apoyeque y Momotombo, al noroeste de Managua.

La falla de Tiscapa, que atraviesa la ciudad de norte a sur, no tiene relación con la que causó los terremotos anteriores, pero su movimiento pudo haber sido estimulado por la actividad previa, según Murillo.

La información de la primera dama se basó un informe de un comité de científicos de al menos ocho países que investigan la serie de sismos en Nicaragua.