Tráfico | T 38° H 76%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

El viento complica la recuperación de cuerpos del ferri surcoreano hundido

WUVN News
05/03/2014 6:30 AM

Seúl, 3 may (EFE).- Las fuertes rachas de viento en el Mar Amarillo han endurecido las corrientes y complicado hoy las labores de los buzos que tratan de recuperar los más de 70 cuerpos que se cree aún están en el interior del ferri surcoreano Sewol, que naufragó en la zona el pasado 16 de abril.

Pese al fuerte oleaje, el equipo formado por buceadores de la Marina y la Guardia Costera de Corea del Sur y también por buzos particulares ha logrado recuperar hoy dos nuevos cadáveres, lo que eleva a 230 los fallecidos en el hundimiento y deja en 72 el número de desaparecidos.

Uno de los cuerpos fue encontrado a 4 kilómetros del naufragio, lo que aumenta la preocupación de los familiares de las víctimas sobre la posibilidad de que muchos cadáveres hayan sido arrastrados por la corriente.

Hace tres días se encontró el cuerpo de otra víctima a dos kilómetros del barco y muchos pescadores de la región han observado piezas del Sewol flotando a mucha distancia de donde se produjo el hundimiento.

El transbordador, que cubría la ruta entre la ciudad de Incheon, al oeste de Seúl, y la isla meridional de Jeju se hundió en la costa suroeste del país con 476 personas a bordo, 325 de las cuales eran estudiantes de bachillerato de un instituto de la localidad de Ansan, al sur de la capital surcoreana.

Solo 174 personas, incluida gran parte de la tripulación, pudieron ser rescatadas, lo que deja en 302 el número de muertos o desaparecidos.

A la espera de los resultados de la investigación, se cree que el Sewol volcó después de un giro brusco que desplazó la excesiva carga que transportaba hacia un lado y desequilibró la nave.

La tragedia ha conmocionado al país y ha provocado duras críticas contra el Gobierno por su gestión del desastre, lo que ha forzado al primer ministro, Chung Hong-won, a anunciar su dimisión.

Hoy nuevamente miles de surcoreanos acudieron a rendir homenaje a las víctimas mortales en los altares que se han erigido en su honor.

En los últimos días se cree que casi 300.000 personas han rendido tributo en un altar de Ansan, mientras que unas 100.000 lo han hecho en uno que se ha levantado en Seúl.