Tráfico | T 54° H 90%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Héctor Abad Faciolince destaca que el realismo mágico tiene “muy malos imitadores”

WUVN News
05/04/2014 3:51 PM

El Cairo, 4 may (EFE).- El escritor colombiano Héctor Abad Faciolince tributó hoy un homenaje a su compatriota Gabriel García Márquez, recientemente fallecido, en el que se quejó de los “malos imitadores” del realismo mágico que inventó el genio de Aracataca.

Abad, que dictó una conferencia en El Cairo con motivo de la presentación de la traducción al árabe de su libro “El olvido que seremos”, consideró un milagro la obra de García Márquez, “un borrachito que dormía en burdeles por el que con 20 años nadie habría apostado nada”

“El realismo mágico tiene muy malos imitadores. Por eso, hay mucha gente que ha terminado harta” del género, opinó el escritor y periodista, que reconoció la “sombra” que la figura de Gabo proyectó durante muchos años sobre el resto de autores colombianos.

Afortunadamente, agregó, los nuevos escritores colombianos han conseguido emanciparse, tras pasar por una fase de querer “matar al padre”, y leen ahora al creador de “Cien años de soledad” como a un clásico, sin la necesidad de imitarlo o destruirlo.

Como en el arte no existe el progreso y los genios solo aparecen una vez cada siglo, carece de sentido imitar o recrear el pasado y recordó: “A mí mis padres nunca me llevaron a conocer el hielo, sino a ver a un muerto”.

Para Abad, García Márquez es el rey Midas de las palabras, ya que “transforma el polvo y la mugre en oro, convierte un pueblo de mierda como Aracataca, donde no hay nada, en Macondo”.

El día antes de que falleciese García Márquez en abril pasado, Abad pidió a sus alumnos de la Freie Universität de Berlín que leyeran “Crónica de una muerte anunciada”.

“Pero él ya había muerto, los escritores mueren varias veces. Su primera muerte fue en 2006, cuando reunió a sus amigos en una gran cena para decirles que dejaba de escribir. Y después murió su alma, al perder su memoria, aunque su alma más profunda, la poética, nunca se fue del todo”, aseguró.

“El olvido que seremos” es la primera obra de Abad que aparece en árabe, gracias al empeño del traductor egipcio Mark Gamal, el soporte económico del Gobierno colombiano y la publicación de la editorial Al Arabi.

En el acto, Gamal afirmó que el “tono optimista y esperanzador” del libro le impulsó a traducirlo, con la esperanza de que, en el momento de profundos cambios que vive el mundo árabe, insufle algo de ese ánimo a la sociedad egipcia.

Abad Faciolince pasó a comienzos del nuevo milenio una temporada en Egipto, como recogió en su libro “Oriente empieza en El Cairo”, y reconoció el legado árabe en su país, reflejado en los orígenes egipcios de la viuda de García Márquez, Mercedes Barcha, o en los de “la otra gran colombiana universal”, la cantante Shakira.

Consciente de la fascinación que producen las obras prohibidas (como pudo comprobar él mismo en el colegio del Opus Dei en el que estudió, que vetaba los libros de Gabo), lanzó una provocadora y jocosa petición a su editor en Egipto: ¡Les pido que prohíban mi libro aquí!”.