Tráfico | T 40° H 97%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Los veteranos de la guerra salvadoreña siguen luchando por una ley que los proteja

WUVN News
05/04/2014 12:38 PM
Actualizada: 05/04/2014 6:01 PM

San Salvador, 4 may (EFE).- Los veteranos de la guerra civil salvadoreña (1980-1992), pese a que depusieron las armas hace 22 años, siguen luchando en otro frente para lograr una ley que los proteja y les brinde las mínimas condiciones para una vida digna con sus familias.

Las calles y las propuestas de leyes se han convertido en las nuevas trincheras de los excombatientes para exigir sus principales demandas económicas y sociales, que siguen sin ser materializadas, según este sector.

“De tanto tiempo que anduvimos peleando y defendiendo nuestras vidas y defendiendo la patria (…), no hemos recibido ningún beneficio, ni tierra, ni nada (…), ninguna indemnización hemos recibido”, dijo el viernes a periodistas un excombatiente de la Fuerza Armada, quien solo se identificó como Sebastián, en la presentación de una iniciativa de ley en el Parlamento.

Los excombatientes de la extinta guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), ahora partido político en el poder, y de la Fuerza Armada, han presentado ante el Parlamento salvadoreño, de forma separada, al menos tres proyectos de ley, el más reciente entregado este viernes por representantes de la Asociación de Veteranos Militares.

El documento, que fue recibido por el presidente del Parlamento, Sigfrido Reyes, pide, al igual que los demás, protección y beneficios económicos y sociales para los veteranos del conflicto armado, quienes se quejan de estar abandonados.

La nueva propuesta, que se denomina “Ley de Beneficios a Veteranos de la Fuerza Armada”, se une a otras dos que aún están en estudio en la Comisión de Hacienda de la Asamblea Legislativa, sobre las cuales sigue sin emitir un dictamen final para elevarlas al pleno para su votación.

Una de las otras dos propuestas en estudio en el Parlamento es la “Ley Especial de Reconocimiento, Protección, Inclusión Social y Apoyo Integral para los Veteranos Militares de la Fuerza Armada de la Campaña Militar 1980-1992″.

También está la “Ley Especial de Reconocimiento, Protección y Beneficios a Veteranos y Veteranas que Prestaron sus Servicios en las Filas Guerrilleras del FMLN”, esta última presentada por el actual Gobierno, en 2012.

Reyes reconoció que muchos veteranos y sus familias viven en “situaciones precarias”, por lo que se vuelve necesario “aprobar una ley en beneficio para los veteranos de guerra de la Fuerza Armada y también del FMLN”.

El presidente parlamentario se comprometió a que la Asamblea Legislativa va a “trabajar fuertemente las próximas semanas para que pronto” se apruebe la ley en beneficio de todos los veteranos.

Sin embargo, matizó que para lograr eso se realizará un foro, que la presidencia de la Asamblea Legislativa impulsará junto a la fracción parlamentaria de su partido (FMLN), para “avanzar y traer un proyecto consensuado que se pueda votar, que se pueda someter al pleno”, para el cual espera el respaldo de las demás bancadas.

En el foro “serán invitados todos los agrupamientos de veteranos”, sin importar en qué bando combatieron, destacó.

En los últimos meses, los veteranos, tanto del Ejército como de la exguerrilla, han realizado marchas callejeras para exigir la aprobación de una ley a su favor.

Pese a las reiteradas quejas de los excombatientes, el actual Gobierno, en manos del FMLN, ha establecido mesas de diálogo con los veteranos de ambos bandos.

También, canceló una deuda “histórica” de unos 23 millones de dólares en pensiones para los lisiados de guerra y los familiares de fallecidos durante el conflicto armado, que adeudaban los gobiernos anteriores, de la ahora opositora Alianza Republicana Nacionalista (ARENA).

Asimismo, en abril pasado se inició un censo de los excombatientes de la Fuerza Armada con el propósito de crear un registro que permita definir mejor los programas de ayuda para ellos.

La guerra civil salvadoreña dejó 75.000 muertos, 8.000 desaparecidos, 12.000 heridos y miles de desplazados.