Tráfico | T 34° H 50%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Alan Bennett nunca ha querido ser encasillado como “dramaturgo gay”

WUVN News
05/06/2014 12:00 PM

Londres, 6 may (EFE).- El escritor británico Alan Bennett confesó hoy que durante su larga carrera de más de cinco décadas ha evitado hablar de su vida privada para no ser encasillado como un “dramaturgo gay”.

El escritor de “The History Boys”, que le valió un premio Tony de teatro, ofreció una entrevista que será retransmitida el próximo sábado en la cadena BBC Four, con motivo de su 80 cumpleaños, a cargo del director artístico del teatro Nacional británico, Nicholas Hytner.

“No quería ser encasillado como gay y eso era todo”, indicó el autor en un programa en el que habla sobre él mismo y su superación de un cáncer en 2005, y muestra además su apoyo al extécnico de la CIA Edward Snowden, por revelar una trama de espionaje masivo de los servicios secretos de EEUU.

Bennett es autor de otras celebradas obras como “Habeas Corpus”, “Forty One Years On”, “Kafka’s Dick” o “The Madness of George III”, adaptada al cine en 1994, así como de la serie de monólogos “Talking Heads” de la BBC, que se emitieron entre 1988 y 1998 con participantes de la talla de Maggie Smith.

Uno de los dramaturgos más queridos del Reino Unido, que siempre rechazó publicar su vida privada para evitar etiquetas, ha dado pie a especulaciones sobre su inclinación sexual tras conocerse su relación el periodista Rupert Thomas, con quien vivía en el barrio de Camden (norte de Londres).

No obstante, en 1993 se supo también que había iniciado una relación con su ama de llaves Anne Davies, 16 años menor que él, que terminó en 2009 tras la muerte de la mujer a causa de un cáncer.

Bennet, que firmó una unión civil con Thomas, ha confesado que en alguna ocasión ha recibido ataques homofóbicos, a pesar de que nunca ha hablado públicamente de su orientación sexual.

Con una dilatada carrera literaria a sus espaldas, y apreciado también por sus apariciones en televisión y cine, Bennett también confesó en la entrevista que, conforme envejece, encuentra “más y más difícil” escribir.