Tráfico | T 41° H 43%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Barenboim planta en Berlín su academia musical para jóvenes de Oriente Medio

WUVN News
05/06/2014 9:40 AM

Berlín, 6 may (EFE).- El director argentino-israelí Daniel Barenboim presentó hoy su academia musical para jóvenes de Oriente Medio en el corazón de Berlín, con auditorio diseñado por Frank Gehry, continuadora de la idea de reconciliación a través de la música con que nació la West-Eastern Divan Orchestra.

En vecindad con la Staatsoper Unter den Linden, que dirige desde 1992, y a escasa distancia del ministerio de Asuntos Exteriores, la Barenboim-Said Akademie recibirá en 2016 la primera promoción de “jóvenes talentos” árabes e israelíes, explicó el músico en el acto inaugural de las obras.

Será la tercera gran academia de música de Berlín, “con un carácter propio”, no solo porque formará en Alemania a jóvenes judíos, sino porque su concepto excede a lo meramente musical para entrar en el “desarrollo de estrategias de reflexión” sobre la paz.

“Como dijo Said, un especialista es alguien que sabe mucho de muy poco. Nosotros queremos ir hacia un concepto más filosófico y global de la música”, indicó, en alusión al fallecido filósofo palestino Edward Said, cofundador con él de la West-Eastern Divan, en 1999.

La formación musical se prolongarán tres años e incluirá clases de filosofía “dos veces por semana”, puntualizó Barenboim, como expresión de hasta qué punto se toma en serio el aspecto “reflexivo” de su concepto de enseñanza musical.

Barenboim, una autoridad moral en la capital alemana, donde trabaja “una media de cinco meses al año”, logró movilizar recursos ahí donde aparentemente no los hay para un proyecto que forma parte del compromiso de Alemania con la paz en Oriente Medio.

Berlín está endémicamente en quiebra, y la necesidad de mantener en pie tres óperas y varias academias de música es tema recurrente en la ciudad.

Pese a ello, encontró financiación para una obra presupuestada en 33,7 millones de euros (46,7 millones de dólares), 20 (27,7 millones de dólares) de los cuales proceden de las arcas públicas y el resto de donantes privados, mientras que Berlín “presta” el edificio por 99 años.

Barenboim no se planteó instalarla en algún punto de Oriente Medio -”ello significaría dejar a una de las dos partes fuera, árabe o israelí”-, sino que se decantó por el “exilio” berlinés.

El proyecto quedará alojado en un antiguo almacén de la Staatsoper de fachada neoclásica, cuyo interior albergará un auditorio con 622 plazas diseñado por Gehry y con acústica de Yasuhisa Toyota.

La Akademie dispondrá de 6.500 metros cuadrados de superficie, entre espacios para ensayos, auditorios, oficinas y cafetería.

“No es un proyecto político, sino humano”, apuntó Barenboim a Efe en un aparte de la presentación, para garantizar que su implicación en el proyecto no irá en detrimento de la sede de la West-Eastern Divan, en Sevilla.

“Al contrario, la Akademie ayudará a consolidar el proyecto”, afirmó el músico respecto a esa orquesta, Premio Príncipe de Asturias a la Concordia de 2002.

La Akademie representa “la continuidad” de algo que nació con la fundación de la Divan, en Weimar (este de Alemania), y cuya sede está en Sevilla por ser “el lugar idóneo para acogerla”, como ejemplo de la convivencia pasada de cristianos, judíos y musulmanes.

Barenboim presentó la obra junto al exministro de Cultura del Gobierno alemán Michael Naumann y la responsable de ese departamento en la ciudad-estado de Berlín, Monika Grütters.

El evento tuvo el aire característico del “antiglamur” berlinés, un edificio en obras, entre salas cerradas por portalones de hierro con aspecto de mazmorra y ventanas avejentadas donde crecen las telarañas y alguna planta silvestre.

Barenboim concentró ahí un fuerte despliegue mediático, como ocurre con cualquiera de sus convocatorias de prensa, no solo con sus estrenos en el Schiller Theater, domicilio provisional de la Staatsoper, mientras se remodela el edificio original.

Hasta que la Akademie reciba a la primera promoción de talentos, Barenboim tendrá aún ocasión de hablar de su compromiso con la paz en Oriente Medio, con ocasión de la próxima visita a Berlín de la West-Eastern Divan.

Será el 24 de agosto, en una de las galas al aire libre de la Waldbühne, un recinto junto al estadio olímpico de la capital alemana, y al que la orquesta llegará tras otro de los conciertos que Barenboim prepara con especial mimo: el del día 4 de ese mes, en el Teatro Colón de Buenos Aires, su ciudad natal.

Por Gemma Casadevall.