Tráfico | T 48° H 89%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

Hablar bien es una necesidad real, destacan académicos de la lengua española

WUVN News
05/06/2014 1:00 AM

Santiago de Chile, 5 may (EFE).- El director de la Academia Chilena de la Lengua, Alfredo Matus Olivier, explicó hoy, con motivo del lanzamiento de dos obras sobre el español, que el correcto uso de la lengua es importante tanto para la persona común y corriente como para la culta, “porque responde a una necesidad real”.

“Hablar bien responde a una necesidad real, a una preocupación social cada vez más imperiosa de que nuestra comunicación se logre de un modo más eficaz y acorde con el desarrollo de nuestra sociedad”, manifestó Olivier a Efe.

El académico estuvo a cargo este lunes de la presentación de dos publicaciones tituladas “Lo pienso y lo digo mal”, de la Academia Chilena de la Lengua, y “El buen uso del español”, de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española.

Acerca de la primera obra, Olivier explicó que surgió a raíz de unos fascículos que se venían editando desde 1995, tres veces al año.

“Todos ellos tenían una misma preocupación, hablar bien, hacer un buen uso del idioma. Esos fascículos eran de dos hojas, una cosa muy ágil que se distribuía en muchos lugares, hasta que hubo material suficiente como para hacer un libro”, detalló.

Fue en 2011 cuando se interrumpió la publicación de esas entregas, a las que se le dio forma de libro.

Se trata de una obra formativa, “no de estudios gramaticales teóricos”, explicó Olivier, quien subrayó que la publicación “está al servicio del hombre común y corriente, del hombre culto que quiere hablar mejor”.

Los casos comentados en las páginas del libro corresponden a usos reales tomados en general de periódicos, de la televisión y de la lengua hablada.

Así por ejemplo, sobe el uso de la voz ‘mapuche’ cuando es plural, el académico explicó que aunque ‘mapuche’ es en mapudungún (lengua indígena) la forma tanto del plural como del singular, el empleo de ‘mapuche’ (en vez de mapuches) en español para el plural debe considerarse inadecuado.

“Cuando una voz extranjera o indígena se incorpora a nuestra lengua, lo recomendable es que se acomode a su morfología, y en este caso la morfología del español exige el empleo de la ‘s’ final en el plural de los nombres terminado en ‘e’”, subrayó.

El libro, de 250 páginas, reúne muchos de los errores que cometen los periodistas en las redacciones, pero aún más de los desaciertos en que incurren los conductores y e informadores de la radio y la televisión debido a la improvisación cuando transmiten desde el lugar de la noticia.

“¿Hubieron conferencias o hubo conferencias?, ¿Está bien dicho satisfacería?, ¿Se dice me doldría o me dolería?” son algunas de las preguntas que encuentran respuesta en esta obra.

La publicación también alude a algunos errores frecuentes en el uso de preposiciones, como en el caso de “aseguró que” o “aseguró de que”, o cuándo se usa “deber de” y cuándo solo “deber”, o el empleo apropiado los numerales, como 200.000 o 200 mil, así como el tan repetido error de usar “onceavo” en vez de “undécimo”.

Respecto al libro “El buen uso del español”, editado en España, Matus Olivier explicó que la idea surgió por iniciativa de la Real Academia Española.

Se trata de “tener un libro sintético sobre el buen uso del español”, porque actualmente hay muchas obras acerca del tema, pero con las que “el público común y corriente se pierde un poco con tanta gramática, tanto diccionario”, enfatizó.

“Entonces se pensó hacer un libro sintético sobre qué se entiende por el español correcto”, detalló el director de la Academia Chilena de la Lengua.

Es una obra propia del trabajo panhispánico “en la que la Academia Chilena participa junto con las otras 22 academias de la lengua”.

En tanto, el director de Editorial Catalonia, Arturo Infante, que publicó el libro “Lo pienso bien y lo digo mal” y que fue el autor de ese título, señaló que fue una iniciativa “muy pensada, muy meditada”.

“Había que encontrar algo que conectara con el lector que no es especialista, el lector al que nosotros queríamos que llegara este libro, que está basado en equivocaciones que se cometen, fundamentalmente, en los medios de comunicaciones”, explicó Infante a Efe.