Tráfico | T 63° H 75%

Espectáculos | Latinoamérica

Sonidos de mezcla étnica y nomadismo reavivan la cultura balcánica en Brasil

WUVN News
05/07/2014 7:31 PM
Actualizada: 05/07/2014 6:43 PM

Sao Paulo, 7 may (EFE).- Danzas y ritmos vibrantes que mezclan historias de pueblos nómadas, recuperan la memoria musical del este europeo a través de las seis voces femeninas y siete instrumentistas del grupo brasileño Mawaca, que participa del Festival de Música y Danza de los Balcanes que termina hoy en Sao Paulo.

El grupo no se clasifica como una formación musical común y utiliza así, para acompañar las diferentes voces femeninas, instrumentos acústicos como el acordeón, el violoncelo, la flauta, el saxofón y el contrabajo, además de la percusión, con tablas indias, piezas árabes y panderos.

“El Mawaca comenzó con el gusto de investigar músicas cantadas por el mundo, principalmente, de grupos femeninos. Fui así seleccionando y formando el repertorio con algunas cantantes y luego entraron los instrumentistas para formar una miniorquesta”, señaló a Efe Magda Pucci, directora del grupo.

Los orígenes y la propia formación musical de las cantantes e instrumentistas consiguen la “fusión” de ritmos y culturas, explicó Pucci.

El repertorio de mezclas étnicas es formado por canciones de diversos pueblos, que más allá de los ritmos búlgaros y otros del sudeste europeo, cuentan también con música de los judíos sefarditas, haitianos, mexicanos, indios o turcos.

“La música gitana, principalmente, tiene mucho de esta perspectiva popular. Son músicas danzantes y por eso es apropiada para este festival, porque las personas danzan en las calles con la percusión como elemento muy importante”, apuntó la directora.

El grupo está activo desde 1995 y, además de participar en festivales mundiales de música, se presentó también en otros escenarios, como el Rock in Río.

El último lanzamiento de los músicos es el proyecto “Inquilinos del mundo”, que fue presentado durante el festival que termina hoy en el teatro SESC Pompeia de la capital paulista.

“Inquilinos del mundo” recopila canciones y melodías provenientes de pueblos del occidente y del oriente, enfatizando la fusión con ritmos parecidos a los brasileños.

“La idea es de un proyecto que retrate el nomadismo, reúna canciones de personas que migran de un lado para otro por catástrofes u otras situaciones. Tenemos el caso de los haitianos y personas que tienen que atravesar varias fronteras, muy asociadas con los gitanos y varios grupos en los balcanes que viven en constante mutación”, resaltó Pucci.

El nombre del grupo también tiene un significado étnico especial, pues en la lengua hausa, del norte de Nigeria, Mawaka, con “k”, significa “cantores” y decidieron entonces adoptarlo con “c” para reflejar la mezcla con otras culturas

La singularidad del grupo es que no se aproxima al de otras formaciones musicales y fortalece su trabajo con la investigación.

“La música tiene un trabajo de investigación muy fuerte, además del trabajo de arreglos y ‘performance’, lo que ha permitido al grupo mantenerse unido por 17 años, en un proceso permanente de elaboración y sofisticación, independiente de que sea una expresión popular”, comentó la directora.

El Festival de Danza y Música de los Balcanes, con comisaría de Betty Gervitz, reunió durante una semana en Sao Paulo con presentaciones, conferencias y talleres artísticos a exponentes del género musical que tienen sus orígenes en esa región de Europa.

Etiquetas