Tráfico | T 71° H 39%

Espectáculos | Latinoamérica

Un intimista Eddie Vedder encandila a Sao Paulo en el comienzo de su gira brasileña

WUVN News
05/07/2014 3:00 AM
Actualizada: 05/07/2014 2:10 AM

Sao Paulo, 7 may (EFE).- Un intimista cantante estadounidense Eddie Vedder encandiló hoy al público de Sao Paulo en el primero de sus cinco conciertos en Brasil, donde deleitó con sus temas más populares así como con grandes éxitos de la banda que lidera, Pearl Jam.

En un espectáculo añadido a su agenda en el país suramericano tras agotar las entradas de los otros dos programados para Sao Paulo, a Vedder le bastó con poco para llevarse al respetable al bolsillo y con el reconocible arpegio de su “Guaranteed” dio el pistoletazo de salida a dos horas de música.

Sin mediar palabra, el también vocalista de Pearl Jam cantó cinco de sus temas más admirados por sus seguidores: “A million milles away”, “Can’t keep”, “Whitout you”, “Sleeping by myself” y “More than you know”, todos ellos acompañados por su ya característico rasgueo de ukelele.

En el escenario, varias maletas antiguas, un órgano, una pantalla de fondo, casi una decena de instrumentos de cuerda y su peculiar banqueta, con la que se retorcía a cada subida de decibelios.

Ataviado con unos sencillos vaqueros, camiseta y zapatillas y camisa negra encima, el artista de Evanston (Illinois, EE.UU.) continuó su sesión ante un respetuoso público que sentado escuchaba atentamente y esperaba el momento oportuno para acompañar con un sutil tarareo.

Tímido y ronco al hablar, se dirigió a los asistentes en un “mal” portugués, tal como reconoció antes de prometer que tomaría clases “de esta preciosa lengua” para la próxima vez que visite Brasil, lo que fue celebrado por el público con una cariñosa ovación y muchas risas.

En el repertorio de Vedder no faltaron los temas que pusieron música a la película “Hacia rutas salvajes” que narra la historia del malogrado Christopher McCandless, también conocido como Alexander Supertramp, quien dejó atrás una vida de comodidades para emprender un viaje hacia Alaska y reencontrarse con la naturaleza.

De esta manera “No ceiling”, “Rise” o “Guaranteed” recordaron el lado más salvaje de Vedder quien armonizó dicha parte del concierto con imágenes de un cielo estrellado y una hoguera artificial que remitía a la naturaleza más viva en medio de la mayor urbe de América del Sur.

Junto al cantante irlandés Glen Hansard, invitado de la noche, Vedder cantó a dos voces y guitarras “Falling Slowly”, del europeo, así como “Sleepless nights”.

Y llegó un periplo más rockero, respondiendo así a las peticiones del público que insistían con los temas más conocidos de Pearl Jam, entre los que el vocalista ofreció “Unthought known” y “Better man”.

Tras la vuelta a los orígenes de su banda, apagó las luces y con una caja de sonidos que repetía varias voces en diferentes registros hizo de nuevo trasladar al público a la más salvaje naturaleza y regresó con Hansard para despedirse por hoy de Sao Paulo.

“Hay un inmenso, un inmenso e inclemente sol sacudiendo a las grandes personas en un cruel e inmenso mundo”, gritó Vedder de su consagrada “Hard sun” que se ha convertido en un himno de su música.

Con un horizonte por fondo de escenario, Eddie Vedder cerró ya en las primeras horas del miércoles el concierto lleno de sus éxitos que claman por un cambio de rumbo en la forma de vida y en las relaciones humanas modernas.

Tras tres conciertos consecutivos en Sao Paulo, Vedder cerrará su gira en Brasil con dos noches en Río de Janeiro, los próximos 11 y 12 de este mes.