Tráfico | T 49° H 86%

Mundo

Gobierno argentino toma gestión de mayor excentro de detención de dictadura

WUVN News
05/08/2014 6:21 PM

Buenos Aires, 8 may (EFE).- La Legislatura de Buenos Aires aprobó hoy el traspaso al Gobierno nacional de la gestión de cinco excentros clandestinos de detención de la última dictadura (1976-1983), entre ellos la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), reconvertidos en espacios para la memoria y los derechos humanos.

La cesión, por 30 años, fue aprobada por 41 votos a favor y 16 en contra, y ratifica el convenio firmado por el Gobierno de la Ciudad y el de la Nación, por el que la Administración de Cristina Fernández se hará cargo de todos los excentros clandestinos que están en la capital argentina.

La iniciativa salió adelante con los votos del conservador partido Propuesta Republicana (Pro), que gobierna en Buenos Aires, y los del oficialista Frente para la Victoria (FpV).

Se opusieron los legisladores de la coalición de centroizquierda UNEN y los diputados de los partidos de izquierda.

La Legislatura votó también la disolución del Instituto Espacio para la Memoria (IEM), el organismo encargado actualmente de gestionar los centros traspasados, iniciativa que fue fuertemente criticada.

“(la exESMA) Era el único espacio independiente y autónomo que quedaba. Me da pena que esto haya sido un gran negocio”, indicó en declaraciones a los medios Nora Cortiñas, integrante de la organización de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.

“El próximo gobierno tiene carta blanca para hacer lo que quiera, incluso desarmarlo. Todo va a ser manejado partidariamente y va a perder validez ante el mundo. Es una lástima, porque lo hicieron de manera inmoral e irregular. Lo van a destrozar, a disolver, y los trabajadores van a quedar desprotegidos”, añadió.

El premio Nobel de la Paz y titular del Servicio Paz y Justicia, Adolfo Pérez Esquivel, denunció “un nuevo pacto del Pro y los K (partidarios del Kirchnerismo), que quieren convertir a la exESMA en su búnker”.

Por contra, la titular del bloque del FpV en la Legislatura porteña, Gabriela Alegre, aseguró que el traspaso de los centros “es lo mejor que podemos hacer, porque hay una política de Estado que va a trascender”.

“No hacemos politiquería barata con los derechos humanos, sino que trabajamos por las políticas del Estado de memoria, porque fueron los Gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández los que hicieron propias las demandas que los organismos de derechos humanos tuvieron por años y las transformaron en políticas nacionales”, dijo.

El traspaso al Gobierno nacional incluye la administración de seis edificios dentro de la exESMA y de los excentros de detención Club Atlético, Automotores Orletti, El Olimpo y Virrey Ceballos, que funcionaron durante la última dictadura en Buenos Aires.

La exESMA, por donde pasaron más de 5.000 de los 30.000 desaparecidos del terrorismo de Estado, según los cálculos de las organizaciones humanitarias, se convirtió en 2004 en un símbolo de la política de “Memoria, Verdad y Justicia” iniciada por Néstor Kirchner.