Tráfico | T 81° H 44% | Powered by Yahoo! Weather

Mundo

El CNA arrasa una vez más en las elecciones de Sudáfrica pese a la corrupción

WUVN News
05/09/2014 2:00 PM
Actualizada: 05/09/2014 1:50 PM

Johannesburgo, 9 may (EFE).- El gubernamental Congreso Nacional Africano (CNA) ha vuelto a arrasar en las elecciones celebradas este miércoles en Sudáfrica, pese a sus escándalos de corrupción, según los datos divulgados hoy por la Comisión Electoral Independiente.

El CNA, en el poder desde la caída del régimen de segregación racial del “apartheid” en 1994, ha logrado el 62,2 por ciento de los sufragios en la que es su quinta mayoría absoluta consecutiva, reveló la Comisión Electoral, tras el escrutinio de los votos del 99,7 por ciento de los distritos electorales del país.

El partido oficialista, liderado antaño por el fallecido expresidente Nelson Mandela, perdió casi tres puntos respecto del porcentaje conseguido en los comicios de hace cinco años, pero mantiene su ventaja de más del 60 por ciento pese a los casos de abuso de poder protagonizados por sus dirigentes.

El líder del CNA y actual presidente del país, Jacob Zuma, revalidará con estos resultados su mandato.

El gobernante será cinco años más el jefe del Estado de la República, una vez que el Parlamento, controlado por su partido, le encomiende la responsabilidad de formar gobierno.

Los escándalos de corrupción que afectan a Zuma, como la polémica y costosa reforma de una de sus residencias, junto con el bajo crecimiento económico para un país emergente y el elevado desempleo habían hecho temer al CNA por la pérdida de su robusta mayoría.

Este descontento social -que se ha traducido durante la legislatura en numerosas protestas violentas en los antiguos guetos y en abucheos a Zuma en los actos públicos- podría haber contribuido al fuerte crecimiento del primer partido de la oposición, la Alianza Democrática (AD), que pasa del 16,6 al 22,2 por ciento.

El mismo malestar ha impulsado el ingreso en el Parlamento del partido recién creado por el populista y exmiembro de las Juventudes del CNA Julius Malema, los Luchadores por la Libertad Económica (LLE), que abogan por la nacionalización de los sectores estratégicos y la redistribución de la tierra.

El LLE consigue un 6,3 por ciento de los votos y entra con fuerza en la escena política sudafricana, menos de un año después de su fundación.

Con estos porcentajes, el CNA supera los 11,5 millones de sufragios y la DA se acerca a los 4 millones.

Por su parte, el LLE sobrepasa con creces el millón de votos en las primeras elecciones a las que concurre.

Al mismo tiempo que los comicios nacionales, se han celebrado las elecciones a los parlamentos de las nueve provincias sudafricanas.

El CNA ha logrado mantener la región de Gauteng -motor económico del país y donde se encuentran Johannesburgo y Pretoria-, así como otras siete provincias con resultados que se acercan al 80 por ciento de los apoyos en Limpopo y Mpumalanga.

La AD seguirá gobernando su feudo del Cabo Occidental -cuya capital es Ciudad del Cabo-, donde se ha impuesto con cerca del 60 por ciento de los votos.

La jornada electoral transcurrió en un ambiente general de calma, pese a las protestas violentas por las carencias en los servicios públicos registradas en algunas zonas deprimidas del país.

La participación en los comicios -para los que estaban registrados más de 25 millones de sudafricanos- fue de más del 73 por ciento, según la Comisión Electoral.

En un comunicado emitido hoy, el CNA ha convocado a sus seguidores a celebrar su victoria y la confirmación de su clara hegemonía en la política sudafricana con una fiesta popular junto a su sede del centro de Johannesburgo, en la que actuarán cantantes.

Dirigiéndose a los periodistas en el centro electoral de Pretoria, la líder de la DA, gobernadora del Cabo Occidental y candidata a la Presidencia, Helen Zille, se felicitó por el aumento de votantes negros que se han decantado en estos comicios por su formación, percibida por muchos como el partido de la minoría blanca.

Según los análisis de la DA, el número de electores negros que votaron al partido creció en 60.000 en estos comicios, situándose en los 760.000, un 6 por ciento del electorado.

Tanto el Gobierno sudafricano como la Unión Africana (UA) se han felicitado por la limpieza y el orden en que se han desarrollado los comicios en el país austral, que tienen lugar cuando se cumplen veinte años de la caída del régimen racista del “apartheid”.

Estas elecciones, las quintas desde el desmantelamiento en 1994 del sistema segregacionista impuesto por la minoría blanca, son también las primeras desde la muerte, el pasado diciembre, de Nelson Mandela, padre de la democracia multirracial de Sudáfrica.