Tráfico | T 38° H 70%

Mundo

Nigeria recibe ayuda internacional para rescatar a las niñas secuestradas

WUVN News
05/09/2014 9:01 AM
Actualizada: 05/09/2014 1:00 PM

Lagos, 9 may (EFE).- Expertos de Estados Unidos y Reino Unido llegaron hoy Nigeria para ayudar a buscar a las más de 200 niñas secuestradas por la secta islámica Boko Haram, mientras continúa el clamor mundial contra la pasividad del Gobierno del país africano.

Un equipo de expertos militares de EEUU trabaja ya “sobre el terreno”, confirmaron a Efe fuentes del Ministerio de Defensa en Abuya, capital administrativa del país africano.

También hoy desembarcó en el país africano un equipo británico que trabajará en estrecha colaboración con los estadounidenses para buscar a las niñas, secuestradas en una escuela de la localidad de Chibok (estado norteño de Borno) el pasado 14 de abril, informó a Efe la Embajada del Reino Unido.

La principal tarea de los británicos, que no se implicarán en acciones sobre el terreno, será no sólo buscar a las menores, sino asesorar a las autoridades locales sobre la respuesta a secuestros y terrorismo “a largo plazo”, en un país golpeado por Boko Haram desde hace años, precisó la legación del Reino Unido.

España también ha ofrecido su colaboración a las autoridades de Nigeria, poniendo a su disposición un equipo policial formado por expertos en redes africanas del Ministerio del Interior, afirmó hoy la vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría.

Además, la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) organizará una reunión en Accra la próxima semana para abordar el secuestro de la chicas y reactivar su estrategia antiterrorista para eliminar el problema de Boko Haram en la región.

Así se lo comunicó ayer al presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, a su homólogo de Ghana y presidente de turno de la CEDEAO, John Dramani Mahama, en el Foro Económico Mundial de África que se celebra en Abuya, según publicó hoy la prensa nigeriana.

La persistencia del conflicto con Boko Haram es una de las principales críticas que la sociedad civil nigeriana y la comunidad internacional está lanzando al Gobierno del país, cuya pasividad sobre el rapto de las niñas fue denunciada hoy por Amnistía Internacional (AI) en un comunicado.

Según esta organización, las fuerzas militares de Nigeria ignoraron varios avisos sobre la entrada de la secta radical en Chibok, cuatro horas antes de que se produjera el secuestro de las niñas.

Los cuarteles del Ejército nigeriano en Damboa, ciudad a unos 35 kilómetros de Chibok, y en Maiduguri, a 130 kilómetros, recibieron avisos entre las siete de la tarde y las dos de la madrugada (hora local) del 14 al 15 de abril sobre la amenaza del grupo islamista.

Sin embargo, la imposibilidad de reunir tropas debido a los escasos recursos y el temor a enfrentarse a grupos armados, a menudo mejor equipados que ellos, desalentó al Ejército, que decidió no desplegar refuerzos en Chibok esa noche, aseguró Amnistía.

“El hecho de que las fuerzas de seguridad de Nigeria conocieran el inminente ataque de Boko Haram, pero fracasaran al tomar medidas inmediatas para evitarlo solo amplifica el clamor nacional e internacional por este crimen horrible”, afirmó el director de AI en África, Netsanet Belay.

Asimismo, empresarios, artistas, exjefes de Estado y líderes religiosos mundiales han unido sus voces en una carta abierta para reclamar una acción con recursos globales que haga posible el rescate de las estudiantes.

La misiva, publicada hoy en los medios nigerianos, está firmada por un total de 46 personalidades, entre ellas los expresidentes de México, Ernesto Zedillo; y Brasil, Fernando Cardoso, así como Bill y Melinda Gates, el cantante de U2 Bono y el arzobispo emérito de Ciudad del Cabo y premio nobel de la Paz Desmond Tutu.

Los firmantes exigen dedicar experiencia y recursos internacionales a la búsqueda de las niñas: desde las imágenes por satélite a los servicios de inteligencia y las cadenas de suministro de las multinacionales.

Boko Haram, que significa en lenguas locales “la educación no islámica es pecado”, lucha por imponer la “sharía” o ley islámica en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiana en el sur.

Desde que la Policía acabó en 2009 con el líder de Boko Haram, Mohamed Yusuf, los radicales mantienen una sangrienta campaña que ha causado más de 3.000 muertos.

Con unos 170 millones de habitantes integrados en más de 200 grupos tribales, Nigeria, el país más poblado de África, sufre múltiples tensiones por sus profundas diferencias políticas, religiosas y territoriales.