Tráfico | T 54° H 90%

México | Noticias

El Gobierno de México emprende la legalización de los grupos de autodefensa en Michoacán

WUVN News
05/10/2014 3:09 PM
Actualizada: 05/10/2014 8:40 PM

Morelia (México), 10 may (EFE).- El Gobierno mexicano emprendió hoy la legalización de los grupos civiles de autodefensa que operan en el suroccidental estado de Michoacán, dotándolos de armas para que continúen luchando contra la delincuencia, pero bajo el control de las autoridades.

Alfredo Castillo, nombrado comisionado federal para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán por el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, entregó rifles de asalto AR-15 y pistolas a los primeros 240 miembros de las autodefensas.

El funcionario tomó una especie de juramento a los civiles, encabezados por su líder, Estanislao Beltrán, alias “Papá Pitufo”, que a partir de ahora forman parte de la Policía Rural Estatal, una corporación que operará bajo el mando de la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán.

La Policía Rural operará de forma inicial en los municipios de Buenavista Tomatlán y Tepalcatepec, en la región de Tierra Caliente de Michoacán, los dos primeros en contar grupos de autodefensa.

El trabajo de la Policía Rural estará dirigido a combatir al cártel de “Los Caballeros Templarios”, que surgió en 2010 como escisión de la banda de narcotraficantes de “La Familia Michoacana”.

Desde entonces, esa organización criminal se ha hecho del control de la producción y tráfico de drogas naturales y sintéticas, además de perpetrar delitos como secuestro, homicidio, extorsión, abusos sexuales y tráfico ilegal de minerales.

El proceso de regularización de las autodefensas comenzó formalmente el 27 de enero con la firma de un convenio orientado a integrarlos a los Cuerpos de Defensa Rurales, previstos en la Ley Orgánica del Ejército, bajo el mando del Ministerio de Defensa.

Sin embargo, ese punto se modificó para permitir que los civiles se unieran a la Policía Rural Estatal, dirigida por el Gobierno de Michoacán, lo que comenzó este sábado.

Los acercamientos con las autodefensas marcaron un cambio de tono del Gobierno mexicano hacia esas agrupaciones después de que el 13 de enero les diera un ultimátum para que dejaran la armas.

Horas después de la advertencia comenzó el despliegue de un vasto operativo federal para restablecer la legalidad en Michoacán, en particular la región de Tierra Caliente, acción que involucró a miles de miembros de fuerzas de seguridad.

Dicho despliegue causó inicialmente enfrentamientos con integrantes de los grupos civiles armados, que denunciaron la muerte de varios de sus integrantes.

La operación federal comenzó a raíz de un acelerado avance de las autodefensas, que surgieron en febrero de 2013 para combatir a los “templarios”.

Actualmente, las autodefensas actúan en 32 de los 113 municipios de Michoacán, y su colaboración con el Gobierno de México ha permitido la captura o muerte de algunos de los principales líderes de la organización criminal.

Este año fueron abatidos Nazario Moreno González, alias “el Chayo”, y Enrique Plancarte Solís, “el Kike”, números uno y dos, respectivamente, en la línea de mando de los “templarios”.

El Gobierno federal detuvo también a Dionicio Loya Plancarte, alias “el Tío”, número tres de la organización criminal, cuyas operaciones ahora son dirigidas por Servando Gómez Martínez, alias “la Tuta”, por quien se ofrece una recompensa de 30 millones de pesos (2,3 millones de dólares).

Pero la distensión con estos grupos ha pasado momentos difíciles, particularmente con la detención el pasado 11 de marzo del fundador de las autodefensas, Hipólito Mora, acusado del homicidio de dos presuntos “templarios”.

Asimismo, José Manuel Mireles, otro de los líderes de esas agrupaciones, es investigado por autoridades federales como presunto responsable de un enfrentamiento a balazos entre el grupo de autodefensa del municipio de Tepalcatepec y otro que opera en el poblado de Chuquiapan, en el municipio de Lázaro Cárdenas.

El enfrentamiento se registró el 28 de abril pasado y dejó como saldo cinco personas muertas, entre ellas un niño, que formaban parte del grupo de Chuquiapan.

Mireles aseguró que la investigación en su contra es una represalia por haber exigido, mediante un vídeo, un diálogo directo con el presidente Peña Nieto. Previamente había advertido de la infiltración de “templarios” en las autodefensas.

La Procuraduría de Justicia (fiscalía) de Michoacán informó este sábado que por lo menos 155 personas que se ostentaban como miembros de un grupo de autodefensa fueron detenidas por los militares.

Las autoridades señalaron que los detenidos se encuentran bajo investigación por sus presuntos vínculos con “Los Caballeros Templarios”.