Tráfico | T 79° H 64% | Powered by Yahoo! Weather

Estados Unidos | Noticias

Obama buscará hablar más de Guantánamo y menos de marihuana con Mujica

WUVN News
05/11/2014 5:50 AM

Washington, 11 may (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, buscará mañana concretar con su homólogo uruguayo, José Mujica, los detalles del traslado a Uruguay de varios presos de Guantánamo, pero evitará hacer demasiadas referencias a la legalización de la marihuana en ese país, según expertos consultados por Efe.

Mujica llega hoy a Washington para una visita oficial de cuatro días, pero sus actividades comenzarán el lunes, cuando entrará por primera vez en la Casa Blanca para reunirse con Obama, con quien repasará los crecientes lazos comerciales entre los dos países y la cooperación en materia educativa y científica.

“Todo apunta a que será un encuentro lleno de buen humor y charla agradable”, dijo a Efe el presidente del centro de estudios Diálogo Interamericano, Michael Shifter.

Al anunciar su visita a Washington el mes pasado, Mujica aseguró que iba a explicar a Obama “los errores muy gruesos que el mundo rico, empezando por Estados Unidos, comete” con los países pobres, y según Shifter, el presidente uruguayo “no se va a contener” a la hora de “hablar claro” sobre ese asunto.

“Pero Mujica no es beligerante ni insolente, así que sus declaraciones no amargarán el encuentro”, afirmó Shifter.

La Casa Blanca ha adelantado que Obama expresará su “fuerte apoyo al liderazgo” de Mujica “en materia de derechos humanos e inclusión social”, y la reunión le da una oportunidad de acercarse a un Gobierno al que muchos sitúan “en la vanguardia de la experimentación en cuestiones sociales”, de acuerdo con Shifter.

“Para Obama, es una decisión política inteligente dejarse ver con un líder que genera sentimientos tan cálidos”, agregó.

Según Cynthia Arnson, directora del programa de Latinoamérica en el centro Woodrow Wilson, la reunión refleja la voluntad de Obama de reforzar sus lazos con Gobiernos de izquierda moderada, como los de Uruguay, Brasil o Chile; frente a su tensión con los países de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

La reunión viene precedida de la decisión de Mujica de acoger a hasta seis presos de la prisión de Guantánamo (en la isla de Cuba), un acuerdo que Estados Unidos espera que sirva de ejemplo a otros países pero en el que todavía queda al menos un aspecto clave por resolver.

La Administración de Obama busca una garantía de que los presos no abandonarán el territorio de Uruguay, pero Mujica insiste en que son hombres libres y su Gobierno no controlará sus movimientos.

“El asunto saldrá a colación con toda seguridad en la reunión, y soy bastante optimista sobre la capacidad de los dos presidentes de llegar a algún tipo de acuerdo”, indicó Arnson a Efe.

Shifter, por su parte, cree que Obama no dudará en agradecer públicamente la ayuda de Mujica en ese asunto, “incluso si todavía no se han resuelto todos los detalles del acuerdo”.

La ley de legalización de la marihuana que acaba de entrar en vigor en Uruguay tendrá un claro protagonismo en la visita de Mujica, que el jueves defenderá la medida en un discurso ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

No obstante, esa legislación sitúa en una posición incómoda a Obama, cuya Administración aún no ha definido del todo su postura frente a la reciente legalización de la marihuana en los estados de Colorado y Washington (costa oeste), que entra en conflicto con la ley federal.

“Obama evitará cualquier referencia a la legalización de la marihuana, que es un asunto confuso y políticamente delicado en Estados Unidos.”, opinó Shifter.

Arnson no descartó que el mandatario estadounidense pueda mencionar la ley uruguaya, pero si lo hace, se limitará a indicar que ése es “un debate que todavía está en curso en Estados Unidos”.

Otro importante asunto en la agenda de Mujica es la demanda impuesta contra Uruguay por la poderosa tabacalera Philip Morris, ante el Ciadi, un tribunal de arbitraje del Banco Mundial, a raíz de las medidas antitabaco adoptadas en el país sudamericano.

Mujica quiere solicitar el apoyo de Obama en la disputa, y aunque la embajadora de Estados Unidos en Uruguay, Julissa Reynoso, ya ha señalado que se trata de un litigio privado, Arnson cree que el presidente norteamericano podría expresar su opinión del asunto el lunes, y en particular “su simpatía con el Gobierno de Uruguay” al respecto.

En el frente comercial, ambos líderes destacarán los crecientes intercambios bilaterales y es posible que Mujica insista en una idea que ya planteó el canciller uruguayo, Luis Almagro, durante su visita a Washington el pasado febrero: la de abrir un mecanismo de diálogo entre Estados Unidos y el Mercosur.

Mejorar dicho diálogo “daría a Uruguay una opción de fortalecer sus relaciones con Estados Unidos sin tener que abandonar ese organismo regional, algo que no puede hacer dada la importancia de sus lazos comerciales con Brasil y Argentina”, explicó Arnson.

Etiquetas