Tráfico | T 77° H 82%

Fútbol | Noticias

Castro visitó la reliquia de Don Bosco y el equipo trabajó en el Comunale

WUVN News
05/14/2014 5:54 AM
Actualizada: 05/14/2014 11:22 AM

Turín (Italia), 14 may (EFE).- El presidente del Sevilla, José Castro, ha visitado hoy, en las horas previas a la final de la Liga Europa ante el Benfica, la reliquia del fundador de los Salesianos, el turinés Don Bosco, mientras que los jugadores se han trasladado al estadio Comunale para efectuar unos ejercicios de estiramiento.

El ahora máximo dirigente sevillista tras la dimisión el pasado diciembre de José María del Nido al tener que ingresar en prisión por el llamado caso ‘Minutas’, no ha perdido la oportunidad de conocer esta reliquia de Don Bosco ya que la congregación salesiana está muy arraigada en Utrera, localidad sevillana en la que nació y vive Castro.

El presidente estuvo en la Basílica de María Auxiliadora, la Casa Madre Salesiana, y posteriormente acudió al punto de encuentro que la organización de la final ha preparado para la concentración de sevillistas, en ‘Los Jardines Reales’, donde cientos de seguidores aprovechan la buena temperatura y las explanadas de césped para pasar las horas entre cánticos, comidas y bebidas.

Castro, en un escenario instalado en el centro de los jardines con equipos de música para la animación, aprovechó para dirigirse a los suyos y darles ánimo y pedir su apoyo al equipo en busca del tercer titulo de campeón de la Liga Europa.

Por las calles de Turín, como un sevillista más, con bufanda incluida aunque con chaqueta y corbata, se pudo ver al alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, o al también reconocido seguidor del equipo hispalense Raúl Pérez, exalero del Cajasol y actualmente en labores de relaciones externas del club de baloncesto.

La jornada discurre sin incidentes de mención pese a que por el centro de la ciudad las aficiones comparten calles, plazas y lugares de ocio.

Mientras, el equipo tiene una jornada de relajación en el hotel de concentración que sólo la interrumpió para el traslado al Estadio Comunale, compartido en su tiempo por el Torino y el Juventus hasta que este último inauguró el nuevo suyo, escenario de la final de esta noche.