Tráfico | T 22° H 66%

Espectáculos | Noticias

Cannes abre Una Cierta Mirada con “Party Girl”, un cuento de amor trasnochado

WUVN News
05/15/2014 4:51 PM

Cannes (Francia), 15 may (EFE).- El retrato realista de Angelique, una veterana cabaretera francesa a la que un cliente habitual propone matrimonio, inauguró esta noche Una Cierta Mirada, la segunda sección oficial del Festival de Cannes y caladero donde el certamen mediterráneo destaca películas atípicas.

Angélique Litzenburger se interpreta a sí misma en “Party Girl”, un relato coral de los directores Marie Amachoukeli, Claire Burger y Samuel Theis sobre el amor noctámbulo, cuando el cuentakilómetros ha dado la vuelta al contador varias veces y el maquillaje ya no logra domar la piel ni las costumbres.

El largometraje, campechano y franco, sin duda, se detiene en el cambio de vida al que se enfrenta Angelique, tras una existencia ligera forjada a base de bisutería y apartamentos pequeños en Foch, en la frontera entre Francia y Alemania.

Con sesenta años bien vividos, y pocos clientes que aún le inviten a champán, la protagonista recibe un anillo de compromiso de Michel (Joseph Bour), un minero retirado que se ha cansado de tener que alquilar el tiempo de su amada.

Cigarrillos, neones y alcohol acunan las noches de una “Party Girl” (Chica fiestera), que se despierta sola cada mañana.

La cinta, con música de la canadiense Chinawoman, es también un viaje de una hora y treinta y cinco minutos al seno de una familia humilde, la de Angelique y sus cuatro hijos. Tres de ellos adultos, apuntalan la vida de su madre, y la animan a acercarse a la menor, que creció en una familia de adopción y ha perdido el contacto con ellos.

“La película habla mucho del amor, y lo analiza de diferentes formas: familiar, de pareja. Pero también de amistad”, comentó Theis, uno de los autores, con una treintena de -jóvenes- miembros del equipo de rodaje a su lado.

Merecido guiño a la amistad, porque ha firmado su primer largometraje a seis manos, con dos compañeras a las que conoció estudiando cine en la parisina escuela Fémis.

“Party Girl” competirá en la sección que sirve de “contraprogramación” a la sección oficial y que en la 67 edición del Festival de Cannes cuenta con el argentino Pablo Trapero como presidente del jurado.

Habrá conversación y debate antes del veredicto, pero el director argentino quiere “cuidar el sentimiento tan único y hermoso de estar solos en la sala, con todo el mundo, disfrutando de una buena película”, dijo al presentar la sección, que entregará sus premios el viernes 23,

La cinta de apertura estará en liza, entre otras, con “Hermosa Juventud”, del español Jaime Rosales; “Jauja”, del argentino Lisandro Alonso; “The Salt of the Earth”, de Wim Wenders, sobre el trabajo del fotógrafo brasileño Sebastiao Salgado, y con “Lost River”, primer trabajo como director del actor Ryan Gosling.

Hoy también se estrenó en esa misma categoría “Le Lion de mon Père” (El león de mi padre), donde la cineasta israelí Keren Yedaya regresa al certamen de la Costa Azul tras, ganar en 2004 con “Mon trésor” (Mi tesoro) la Cámara de Oro de Cannes, que distingue al talento joven.

Yedaya relata la relación incestuosa entre un padre y su hija que comparten piso en Tel Aviv, donde él se comporta como un animal y ella responde con bulimia y cortes de cúter en los brazos.

Una cinta lúgubre de hora y media larga que abunda sobre los abusos del dominador y la impotencia de la víctima, que destila cierto síndrome de Estocolmo y que coloca delante de la cámara a Mayaan Turjeman, Grad Tzahi y Yaël Abecassis.

Aunque fundada en 1978, Una Cierta Mirada solo entrega premios desde 1998, período en el que ha entregado su galardón al italiano Marco Tullio Giordana (“La mejor juventud”), a los uruguayos Juan Pablo Rebella y Pablo Stoll (“Whisky”) o al mexicano Ángel Tavira (“El violín”), entre otros.