Tráfico | T 71° H 96%

Espectáculos | México | Noticias

Inauguran una muestra sobre el aporte del exilio español a la arquitectura mexicana

WUVN News
05/15/2014 12:51 AM

México, 14 may (EFE).- Una aportación del exilio español al desarrollo urbano mexicano del siglo XX fue la construcción de viviendas, iglesias y mercados, cuyas estructuras son llevadas ahora a través de maquetas, fotografías y planos a una exposición en el Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México.

Un total de 300 piezas son expuestas desde hoy y hasta el 3 de agosto en la muestra “Presencia del exilio español en la arquitectura mexicana”, de arquitectos, ingenieros o constructores exiliados de la Guerra Civil Española (1936-1939), explicó a Efe el curador de la exhibición, Juan Ignacio del Cueto.

La idea es “rescatar a muchos arquitectos que estaban en el olvido y por otra parte resaltar la aportación que hicieron a la arquitectura en México”, precisó el experto.

También se busca “mostrar un poco lo que dejaron en Europa, pero sobre todo en Estados Unidos, Caribe y Sudamérica, y lo que más nos interesa es lo que dejaron sin duda en nuestro país”, abundó.

De México, la exhibición presenta un compendio de varias decenas de reconocidas construcciones como la del Palacio de los Deportes, creado para los Juegos Olímpicos de México 1968; los mercados de Jamaica, Coyoacán y San Pedro de Los Pinos; la estación del Metro San Lázaro; algunas iglesias o santuarios como la nueva Basílica de Guadalupe, así como la vivienda del cineasta Luis Buñuel.

Las obras más identificables son las realizadas con cascarones de concreto armado, una técnica europea “que puso a México en punta de lanza en los años cincuenta y sesenta”, indicó Del Cueto.

Entre los arquitectos españoles que figuran en la exposición destacan Félix Candela, quien llegó a México con 29 años y en los años cincuenta y sesenta se convirtió en uno de los más reconocidos mundialmente por importantes obras como el Palacio de los Deportes, el restaurante Los Manantiales en Xochimilco y la iglesia de la Medalla Milagrosa, de las cuales fue autor o coautor.

En muchas de estas obras pueden apreciarse sus clásicos paraboloides hiperbólicos y otras complejas figuras geométricas que representan su “impronta indeleble” en la historia de la arquitectura universal, señaló el curador.

Otros de los homenajeados en esta muestra son los también arquitectos Francisco Azorín, Bernardo Giner de los Ríos, Tomás Bilbao, Roberto Fernández Balbuena, José Caridad, Jaime Ramonell, Artura Sáenz de la Calzada, Enrique Segarra y Óscar Coll.

Parte de la exhibición incluye también a los integrantes de la llamada “generación hispano-mexicana”, es decir los jóvenes que se formaron en reconocidas instituciones mexicanas, como Antonio Peyrí, Ángel Azorín, José Luis Benlliure, Mariano Benito Araluce, Imanol Ordorika y Juan Antonio Tonda.

Asimismo, figuran ingenieros tan destacados en la construcción del México moderno como Daniel Ruiz, Francisco Montellano, Óscar de Buen, Félix Colinas y José Luis Sánchez, entre otros.

En el campo de la academia destacan, además de algunos de los citados, Nile Ordorika y Juan Benito Artigas, mientras que entre los artistas que incorporaron obra pictórica o escultórica en ambientes arquitectónicos figuran Josep Renau, Antonio Ballester, Elvira Gascón y Vicente Rojo.

La muestra forma parte de la celebración del 75 aniversario del fin de la Guerra Civil Española y de la llegada a México de exiliados españoles, y es organizada por las autoridades culturales de México y España, así como por académicos, explicó durante la ceremonia de inauguración el embajador de España en México, Luis Fernández-Cid.

El diplomático evocó y agradeció en nombre del pueblo español la acogida de México a los exiliados y las facilidades que les dio el presidente Lázaro Cárdenas (1934-1940).

La exposición permanecerá hasta el 3 de agosto de 2014 en el Palacio de Bellas Artes para iniciar luego una gira por Morelia y Guadalajara, y se espera que su última parada sea la capital de España.