Tráfico | T 31° H 34%

Espectáculos | Noticias

Leigh pisa fuerte en Cannes con un retrato de Turner y un actor brillante

WUVN News
05/15/2014 8:30 AM

Cannes (Francia), 15 may (EFE).- El británico Mike Leigh dejó hoy un buen sabor de boca en Cannes con “Mr Turner”, en la que realiza un brillante aunque muy largo retrato del paisajista inglés William Turner, en el que destaca especialmente la maravillosa fotografía de Dick Pope y la ajustadísima interpretación de Timothy Spall.

Inspirada en los colores y la paleta que usaba J.M.W. Turner (1775-1851), Leigh realiza una más que solvente recreación histórica del mundo artístico en el que se movía un pintor “radical y revolucionario”, cuya vida daba margen para realizar una “película fascinante” en palabras del realizador.

Un film que narra 25 años de la vida del pintor, desde su máximo esplendor hasta la decadencia de la incomprensión por tratar de ir más allá de su tiempo en su obsesión de querer capturar y expresar el mundo tal y como lo veía, explicó Leigh en la rueda de prensa de Cannes en la que presentó este trabajo que compite en la sección oficial del festival.

Y para interpretar a Turner, el realizador eligió a Spall, un actor habitual en su cine pero al que ha dado con este papel la oportunidad de demostrar que es mucho más que un sólido secundario.

Hace tres años y medio Leigh le habló a Spall de este proyecto y el actor dedicó más de dos años a aprender a pintar con lecciones dos o tres veces por semana de la mano de un pintor.

También investigó y leyó mucho sobre la vida de un hombre misterioso y genial, que como todos los genios, “tenía conflictos interiores”, pero que era un “alma poética” que vivía en la contradicción entre la gente que le rodeaba y su increíble capacidad artística, precisó el actor.

Una compleja personalidad que Leigh retrata a la perfección en el filme, que aunque no es en absoluto un documental sí ha tratado de ser responsable con la veracidad de la historia, como señaló hoy el director.

“Tienes que crear una caracterización (….), construir a los personajes” y eso lo hace Leigh sin guión y a través de los ensayos que le permiten desarrollar una historia que va evolucionando por sí misma durante el rodaje.

Ese es su sistema habitual de trabajo y es el que ha utilizado de nuevo para “Mr Turner”, que como en todas sus películas anteriores parten de la empatía y el entendimiento de los personajes.

En este caso, quería mostrar que Turner no solo era un pintor brillante que captaba con gran realismo la naturaleza, sino que “veía más allá del cielo y del mar”, sus dos grandes temas.

“Turner era un pintor de lo sublime, pero no como usamos ese término ahora. Reflejaba la belleza y el horror de la naturaleza”, explicó Spall, que agregó que fue uno de los primeros artistas que “pintaban lo que sentían de lo que veían”.

Para poner en imágenes ese mundo era importante que su estilo quedara patente y para ello el director de fotografía, Dick Pope, se basó en la paleta y los colores que usaba Turner y a partir de ellos recreó la imagen y la luz en la película.

Junto a esa fotografía, los escenarios elegidos por Leigh para la película y algunas de sus escenas, rodadas con un gran preciosismo, refuerzan el estilo de Turner y demuestran su influencia en el arte posterior.

Pero no solo está cuidada la estética en una película con unos diálogos que permiten descubrir más de la personalidad del pintor, aunque por momentos su lentitud y exceso de metraje puede resultar tedioso.

Una película diferente a las anteriores de Leigh -”Secretos y mentiras”, “El secreto de Vera Drake” o “Happy, un cuento sobre la felicidad”- aunque el director considera que en su trayectoria hay una “coherencia”.

“Siempre me interesa mostrar en mis películas la tensión entre los polos opuestos de la vida” y ese es un elemento sobre el que se construyen sus filmes.

Como la rudeza exterior del pintor -que se expresa casi en exclusiva con gruñidos-, que contrasta con su sensibilidad y con sus complejos interiores.

“Esos gruñidos le salían de forma orgánica, pero era un hombre con un increíble instinto y un intelectual autodidacta”, que tenía “muchas cosas dentro que le quemaban y que en lugar de decirlas, simplemente gruñía”, explicó Spall.

Una película que fue recibida con una ovación en su primer pase de prensa y que abrió hoy la competición oficial de la 67 edición de Cannes.

Alicia García de Francisco.