Tráfico | T 47° H 86%

Latinoamérica | Noticias

Bachelet defiende en el Congreso su proyecto reformista para la igualdad

WUVN News
05/21/2014 3:05 PM
Actualizada: 05/21/2014 8:01 PM

Valparaíso (Chile), 21 may (EFE).- La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, defendió hoy ante el Congreso un proyecto reformista para los próximos cuatro años con el fin de modernizar el país, reducir la desigualdad y garantizar el crecimiento.

En la primera cuenta pública de su segundo mandato, Bachelet planteó las principales reformas de su programa, especialmente en materia tributaria y educativa, así como la elaboración de una nueva Constitución.

También anunció sendos proyectos de ley para despenalizar el aborto en determinados supuestos, crear una administradora de fondos de pensiones (AFP) estatal y reconocer el agua como un bien de uso público.

Y anunció la creación de un ministerio de pueblos indígenas y la aplicación del convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que establece la consulta obligatoria a los pueblos originarios para medidas que les afecten.

También deslizó algunas críticas hacia la administración del presidente Sebastián Piñera (2010-2014), al afirmar que su gobierno ha heredado una economía con un bajo crecimiento y cuestionar la anterior gestión en materia sanitaria, así como la fallida elaboración de un censo de población fiable.

Bachelet habló del cumplimiento de las 56 medidas anunciadas para los primeros cien días de gobierno y trazó la hoja de ruta que seguirá durante su presidencia.

Mientras la presidenta hablaba en el Congreso, que tiene sede en Valparaíso, estudiantes, trabajadores y afectados por el grave incendio registrado en esa ciudad en abril pasado hicieron una marcha que terminó con algunos enfrentamientos aislados entre encapuchados y carabineros.

“Traigo conmigo una gran responsabilidad”, conducir al país por un camino de mayor igualdad y oportunidades para todos”, dijo la mandataria al comienzo de una sesión que se desarrolló sin incidentes.

La coalición oficialista Nueva Mayoría cuenta con una holgada representación en el Congreso que le permitirá a Bachelet sacar adelante la mayoría de las iniciativas anunciadas.

“Haremos los cambios de manera democrática y transparente, y gobernaremos dialogando con todos los sectores”, aseguró.

“La reforma fundamental será un cambio estructural de la educación en Chile en todos sus niveles”, detalló Bachelet.

“Si la educación es un derecho de todos, entonces debemos financiarla con fondos públicos”, recalcó la presidenta, quien explicó que alcanzar la gratuidad en la educación superior llevará seis años.

También se refirió al proyecto de reforma tributaria con el que se prevé recaudar 8.200 millones de dólares, los cuales serán invertidos fundamentalmente en educación.

“Debemos discutir la reforma tributaria con respeto, sin caer en caricaturas ni desinformar a la ciudadanía”, pidió la mandataria al referirse a un proyecto que ha suscitado severas críticas de algunos sectores empresariales y de la oposición de derechas.

“Esto no lo pagará la clase media ni la pequeña empresa”, aseguró.

Y tras señalar que “no es posible construir equidad y vida de calidad sin crecimiento económico y sostenido”, la mandataria criticó el legado de la presidencia de Piñera en este punto.

“Hemos heredado una economía con bajo crecimiento y debemos retomar la senda” de la expansión, enfatizó Bachelet quien también se quejó de en materia de energía “no se han realizado las inversiones” que requiere el país.

Reconoció que el mercado eléctrico chileno enfrenta “problemas de competencia” y anunció el apoyo al desarrollo de las energías sustentables y la capitalización de la Empresa Nacional del Petróleo con 400 millones de dólares.

En el ámbito político, la presidenta subrayó la puesta en marcha de la reforma que acabará con el sistema electoral binominal y destacó la futura elaboración de una nueva Constitución “con sentido a largo plazo” que pondrá el acento en los derechos humanos y “la buena política” y dejará de tener al país “atado al pasado”.

Respecto al tema del aborto, Bachelet pidió una discusión “madura” y anunció el envío de un proyecto de ley que despenalizará la interrupción voluntaria del embarazo en caso de riesgo de la vida de la madre, malformación del feto y violación.

En política internacional, aseguró que Chile será “un activo protagonista” y dijo que confía en abrir una nueva etapa en las relaciones con Perú tras el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya sobre el litigio de la frontera marítima.

Lamentó que Bolivia también haya demandando a Chile ante este tribunal y enfatizó que el Tratado de 1904, que fijó los limites entre ambos países, “debe ser respetado”.