Tráfico | T 61° H 50%

Estados Unidos | Noticias

Occidente ve las elecciones como un paso clave en Ucrania, Rusia mantiene las dudas

WUVN News
05/21/2014 3:50 PM
Actualizada: 05/21/2014 3:50 PM

Naciones Unidas, 21 may (EFE).- A cuatro días de las elecciones presidenciales en Ucrania, Occidente confió hoy en que los comicios sirvan para avanzar en la resolución de la crisis, mientras que Rusia continuó sin dejar claro si tan siquiera reconocerá sus resultados.

Moscú, que ha aceptado a regañadientes la celebración de los comicios, no tomará una decisión hasta después del domingo, según dijo hoy su embajador ante la ONU, Vitaly Churkin, tras abordar la situación en Ucrania con el resto del Consejo de Seguridad.

En los últimos días, Rusia ha venido calificando las elecciones de “paso positivo”, pero al mismo tiempo ha dejado claras sus dudas sobre la legitimidad de las mismas por la convulsa situación en las regiones prorrusas del sur y este del país.

“Yo, personalmente, no se cómo algunos pueden decir que estas son unas verdaderas elecciones cuando una operación militar continúa en Ucrania oriental”, dijo Churkin a los periodistas.

El embajador aseguró que el Kremlin esperará a ver lo que ocurre el día 25 antes de expresar su postura sobre los comicios.

Churkin, a preguntas de los periodistas, aseguró que la situación no tiene nada que ver con la de Siria, donde Moscú sí apoya la celebración de las elecciones impulsadas por Bachar al Asad pese a la guerra civil que vive ese país desde hace más de tres años.

Frente al escepticismo ruso, el embajador francés, Gérard Araud, defendió en Twitter la necesidad de unas “elecciones presidenciales creíbles” en Ucrania que permitan luego llevar a cabo un proceso de diálogo que desemboque en una reforma constitucional.

Mientras, el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, advirtió hoy en Bucarest de que Rusia se enfrentará a nuevas sanciones si decide minar las elecciones.

Más allá de los comicios, la reunión del Consejo de Seguridad sirvió hoy para que Rusia y Occidente volviesen a demostrar que continúan tremendamente alejados en todo lo que tenga que ver con Ucrania.

En esta ocasión, el caballo de batalla fue la situación de los derechos humanos en el país, con motivo de la presentación por parte del secretario general adjunto de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Ivan Simonovic, del último informe sobre la realidad que se vive en Ucrania.

Rusia volvió a criticar las informaciones ofrecidas por la ONU, al considerar que no son imparciales, por ejemplo, por la forma en la que describe el incendio registrado el 2 de mayo en la Casa de los Sindicatos de Odessa durante los enfrentamientos entre proucranianos y prorrusos en los que murieron 48 personas y 247 resultaron heridas.

Churkin propuso hoy al resto del Consejo solicitar al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, la puesta en marcha de una investigación internacional sobre el suceso, una propuesta que fue rechazada.

Según el embajador francés, en el encuentro a puerta cerrada volvió a vivirse un “diálogo de sordos”, pues Rusia culpa al Gobierno ucraniano de todo lo ocurrido en el país.

Su homólogo británico, Mark Lyall Grant, se mostró también “decepcionado, pero no sorprendido” por la actitud rusa y acusó a Moscú de tratar de hacer que el Consejo desacredite los “informes independientes” sobre derechos humanos de la propia ONU y de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa).

“Rusia no puede escapar de su responsabilidad por los abusos de los derechos humanos en la ocupada Crimea”, señaló el embajador, también a través de Twitter.

Simonovic, por su parte, advirtió en declaraciones a los medios del deterioro del día a día en las regiones orientales, donde además de una atmósfera de violencia e intimidación política está creciendo la delincuencia común.

“Si la situación empeora es probable que haya una ola de personas desplazadas desde el este”, aseguró el responsable de la ONU.