Tráfico | T 75° H 60% | Powered by Yahoo! Weather

Espectáculos | Noticias

La obra inédita “El nacimiento intrauterino”, la primera surrealista de Dalí

WUVN News
05/22/2014 9:00 AM

Madrid, 22 may (EFE).-El cuadro inédito “El nacimiento intrauterino” es la primera obra surrealista de Salvador Dalí, la “pieza clave” para completar el rompecabezas daliniano, según la empresa Art&Signature, especializada en la investigación difusión y comercialización de obra artística, que la presentó hoy en Madrid.

Según explicó Tomeu l’Amo, pintor español e investigador de la obra del pintor surrealista y autor del libro “El nacimiento intrauterino de Salvador Dalí”, se trata de una pieza “histórica” ya que es “la única representación pictórica” que el artista plasmó de su nacimiento intrauterino, un tema que le obsesionó toda su vida.

Después de estudiar durante veinticinco años esta obra, l’Amo concluyó que la misma representa el nacimiento intrauterino de Salvador Dalí a partir de un huevo, su transmutación química en el divino Dalí y el asesinato y ascensión angélica de su hermano.

La composición de la obra, presentada hoy en el Círculo de Bellas Artes, refleja la influencia de tres de los “maestros” de Dalí: Watteau, Rafael y El Greco, y está dividida en zona terrenal y celestial, aplicando la proporción aúrea o divina y el número 7, de forma que lo representado coincide, según Tomeu l’Amo, con la descripción que Dalí hace de su visión intrauterina.

En el cuadro, comprado por el pintor mallorquín hace 25 años, Dalí representa un huevo en llamas, símbolo del huevo alquímico dónde el ser se transmuta para alcanzar su inmortalidad, en cuyo centro el artista se representa a sí mismo como el hijo de David y un arpa que representa la nostalgia por el retorno al vientre materno.

Su hermano, encarnado por un ángel superior, interpreta el papel de Orfea, mientras que otros ángeles, icono daliniano, anuncian con trompetas este importante acontecimiento, dos le sostienen aplicando su fuerza ascensional y otros dos asesinan a su hermano, que inicia su ascensión angélica.

Según Tomeu l’Amo, bajo la aparente dedicatoria a un profesor, “Al meu benvolgut professor en el dia del seu natalici 27-IX-96 Dalí” (A mi querido profesor en el día de su nacimiento), el genio de Figueras “esconde” la fecha de su nacimiento intrauterino, una deducción a la que han llegado en el estudio realizado del cuadro utilizando la numerología para deducir esa fecha.

“Aplicando el código Dalí, he conseguido reinterpretar total o parcialmente casi un centenar de sus obras”, señaló el pintor mallorquín, quien afirma que, además, pudo dar “sentido” a muchas frases consideradas surrealistas del artista, como “Mi hermano murió a los 7 años, tres antes de mi nacimiento”.

En el estudio artístico de la obra, comprada por Tomeu l’Amo por 25.000 pesetas, participó también Carmen Sandalinas, experta en el examen de obras de arte y restauradora, quien relacionó “El nacimiento intrauterino” con la autobiografía “La vida secreta de Salvador Dalí” y el relato que el pintor hacía de su nacimiento intrauterino, “que es una descripción del cuadro”.

Para Sandalinas, encargada de su restauración entre 1989 y 1990, la obra, fechada en 1921 -año en el que fallece su madre- cuando el artista ampurdanés contaba con 17 años, “no pudo pintarse antes de 1909″, por el tipo de pigmento que utiliza, y reveló que en su reverso el artista dibujó una figura femenina que “no guarda relación” con la composición inicial.

Nicolás Descharnes, reconocido experto internacional en la obra de Dalí e hijo de su biógrafo Robert Descharnes, señaló hoy que esta obra no solo es importante por lo que representa en sí misma desde el punto de vista personal en la vida del artista, sino porque “da sentido y explica” otras muchas obras suyas.

Para Descharnes, en “El nacimiento intrauterino” se encuentran los fundamentos de su futuro “método paranoico crítico”, a la vez que da sentido a la dualidad del artista, que hablaba constantemente sobre Salvador Dalí y el divino Dalí.

En el estudio también colaboró José Pedro Venzal, experto en grafística y documentoscopia, quien señaló que una falta de ortografía, al confundir una v por una b, en la dedicatoria en catalán -corregida encima- y la luminiscencia cromática han sido “claves” en la identificación de Salvador Dalí como autor del manuscrito y la firma.

Venzal, quien estudió para analizar esta obra más de doscientos documentos de Dalí tratando de cotejar la escritura y la firma, recordó las “frecuentes faltas de ortografía” del genio de Figueras, especialmente al confundir la b y la v, y señaló que ese error en la dedicatoria fue corregido, “de forma que no es visible a simple vista, porque su autor no quería que se viera”.

Recientemente se incorporaron al catálogo razonado de pinturas del artista ampurdanés dos paisajes pintados por Dalí en 1930, “Simulacro de la noche” y “La libre inclinación del deseo”, localizados por la Fundación Gala-Salvador Dalí tras un minucioso trabajo de vaciado bibliográfico de la época. EFE

cc/cat

Etiquetas