Tráfico | T 71° H 51%

Baloncesto | Estados Unidos | Noticias

93-90. George y una mala noche de James dejan con vida a los Pacers

WUVN News
05/29/2014 2:20 AM
Actualizada: 05/29/2014 1:20 AM

Indianápolis (EEUU), 28 may (EFE).- El alero Paul George encontró a tiempo su mejor toque de muñeca y anotó 37 puntos, incluidos 31 en la segunda parte, que permitieron a los Pacers de Indiana ganar por 93-90 a los Heat de Miami y evitar la eliminación en el quinto partido de las Finales de la Conferencia Este.

Los Pacers necesitaban la victoria para no irse de vacaciones anticipadas y viajarán a Miami, donde en el American Airlines Arena, el viernes disputaran el sexto partido de la serie que los Heat dominan 3-2 al mejor de siete.

George no jugó su mejor baloncesto ofensivo hasta la segunda parte cuando los Pacers rompieron el marcador a su favor y aunque los Heat, con el ala-pívot Rashard Lewis inspirado se colocaron a sólo un punto por debajo (91-90) y 16 segundos para el final, no pudieron evitar la derrota.

El pívot Chris Bosh, que antes del partido había dicho que quiere seguir con los Heat y no piensa entrar en el mercado de los agentes libres, tuvo la oportunidad de dar la victoria al equipo de Miami de haber acertado con el intento de triple a falta de cuatro segundos.

El alero estrella de los Pacers anotó 15 de 28 tiros de campo, incluidos 5 de 14 triples, capturó seis rebotes, recuperó seis balones y dio dos asistencias.

El ala-pivote David West aportó 19 puntos y capturó nueve rebotes que lo dejaron como el segundo máximo encestador de los Pacers.

El escolta Lance Stephenson siguió en su línea de juego provocador permanente y además de motivar a sus compañeros logró 12 puntos que también ayudaron al triunfo.

Como lo hizo el pívot jamaiquino Roy Hibbert que impuso su presencia bajo los aros y aportó un doble-doble de 10 puntos y 13 rebotes, líder del equipo en esa faceta del juego.

El ala-pivote argentino Luis Scola fue el sexto jugador del equipo y el único reserva de los Pacers que aportó puntos al conseguir seis después de anotar 3 de 6 tiros de campo, falló dos lanzamientos desde la línea de personal, y capturó cuatro rebotes.

Los Heat, que buscan ser el tercer equipo en la historia de la NBA que alcanza las Finales por cuarta temporada consecutiva, tendrán que esperar porque esta vez su jugador estrella, el alero LeBron James, vivió la peor noche que se recuerde.

James, con problemas de personales, sólo pudo aportar siete puntos, la peor marca desde que llegó a la NBA y jugó la fase final, tras anotar 2 de 10 tiros de campo, incluidos un triple en tres intentos, y 2-3 desde la línea de personal, dio cuatro asistencias y capturó dos rebotes en 23 minutos que vio acción.

Sin James como referencia ofensiva de los Heat, el pívot Chris Bosh descolló al conseguir un doble-doble de 20 puntos y 10 rebotes.

Si Lewis fue el factor sorpresa con sus seis triples que le ayudaron a anotar 18 puntos, los mismos que aportó el escolta Dwyane Wade, que también capturó ocho rebotes, repartió siete asistencias, recuperó dos balones, pero perdió otros seis.

El veterano escolta Ray Allen se mantuvo en su línea de sexto jugador de los actuales bicampeones de liga al anotar 15 puntos, incluidos tres triples, que tampoco pudieron salvar a los Heat.

A pesar del pobre desempeño de James, los Heat se fueron al descanso con ventaja de 41-50. En el tercer periodo los Pacers reaccionaron con George y a su fin ya estaban arriba 64-57.

Ficha técnica:

93 – Indiana Pacers (22+11+31+29): Hill (9), Stephenson (12), Hibbert (10), West (19), George (37) -equipo inicial-, Scola (6), Mahinmi (-), Watson (-) y Butler (-).

90 – Miami Heat (16+26+15+33): Chalmers (8), Wade (18), Bosh (20), Lewis (18), James (7) -equipo inicial-, Haslem (4), Battier (-), Beasley (-), Douglas (-), Cole (-) y Allen (15).

Árbitros: Ken Mauer, Ed Malloy, Tom Washington. No señalaron faltas técnicas. No hubo eliminados por personales.

Incidencias: Quinto partido de las Finales de la Conferencia Este del baloncesto profesional de la NBA jugado en el Bankers Life Fieldhouse, de Indianápolis, ante 18.165 espectadores.