Tráfico | T 33° H 66%

Espectáculos | Noticias

P.Rico conmemora los 56 años de la muerte en su capital de Juan Ramón Jiménez

WUVN News
05/29/2014 5:21 PM

San Juan, 29 may (EFE).- Puerto Rico y el céntrico barrio de Santurce en su capital, San Juan, conmemoran hoy el 56 aniversario del fallecimiento del poeta español Juan Ramón Jiménez quien murió hace más de cinco décadas en la isla donde escribió parte de su obra.

“Juan Ramón Jiménez escribió gran parte de su obra más densa en sus años de residencia en Puerto Rico”, recordó hoy a Efe José Luis Vega, director de la Academia Puertorriqueña de la Lengua Española.

Tras huir de España con el estallido de la Guerra Civil en 1936, el poeta residió en varios estados de los Estados Unidos y finalmente recaló en Puerto Rico, en 1950.

Un año después su esposa Zenobia Camprubí fue operada de un cáncer que con los años fue empeorando, hasta que en octubre de 1956 falleció en la clínica Mimiya.

Tan sólo un par de días antes Juan Ramón Jiménez había recibido la noticia de la concesión del premio Nobel del Literatura, que finalmente fue a recoger en su nombre el rector de la Universidad de Puerto Rico en aquel momento, Jaime Benítez, ya que el escritor estaba sumido en una depresión, según recordaba hoy a Efe el escritor puertorriqueño Eduardo Lalo.

“Por entonces estaba dando clases de Literatura en el recinto (campus) de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico”, explicó Lalo, para quien la obra de Jiménez responde a “otra época, a una literatura que tenía una posición que ya no opera en América”.

A su juicio, Juan Ramón Jiménez llegó a Puerto Rico en “un momento de transición en el que hacían falta referencias; unas referencias que hoy no se necesitan”.

El 29 de mayo de 1958, después de haber pasado los dos últimos años recluido en su casa de Santurce, el poeta murió en el mismo hospital que su esposa y posteriormente los restos de ambos fueron trasladados a España.

“La presencia en Puerto Rico de intelectuales como Juan Ramón Jiménez, Pedro Salinas y Federico de Onís contribuyó enormemente a darle un valor emblemático al español en la isla caribeña”, aseguraba hoy José Luis Vega.

El responsable de la Academia Puertorriqueña de la Lengua Española añadió que, “cuando se llevaron el cadáver de Juan Ramón Jiménez, siempre se recordó desde aquí que él dio a conocer su deseo de descansar en Puerto Rico”, al contrario de lo que mantienen otras teorías, que apuntan a que la voluntad de él y su esposa era que sus restos fueron repatriados a España.

“Hay un cariño especial en Puerto Rico por Juan Ramón Jiménez por tratarse de nuestro único premio Nobel, dicho en sentido figurado, ya que fue el rector de la Universidad de Puerto Rico Jaime Benítez, quien lo recogió en su nombre”.

Según apuntó, en la Universidad de Puerto Rico, la mayor red universitaria de la isla, se atesora “un gran legado documental de su persona que no se supo aprovechar, ya que no se fue capaz de crear expertos sobre el escritor”.

En la recta final de su vida, conocida como “la etapa verdadera” (1937-1958) y que coincide con su estancia en América, el autor también de “Diario de un poeta recién casado” profundizó en su ansia por la trascendencia, por la búsqueda de Dios dentro de sí mismo.