Tráfico | T 88° H 55%

Espectáculos | Noticias

El Museo del Jade, una mirada al pasado precolombino de Costa Rica

WUVN News
05/31/2014 3:31 PM

San José, 31 may (EFE).- El Museo del Jade y Arte Precolombino de Costa Rica brinda una mirada al pasado de los tesoros arqueológicos, el trabajo de los indígenas y sus rutas para comercializar el material precioso.

“Aquí se encuentran nuestros antepasados, cómo vivieron, en qué creyeron, y porque son y fueron importantes. Son piezas exquisitas en detalles que destacan el trabajo realizado por nuestros ancestros”, explicó a Efe el arqueólogo del museo, Sergio García.

Las formas, los colores y los diseños de los objetos en exposición adentran a otro mundo, y hacen un recorrido para llegar a conocer un poco más de los antepasados costarricenses y la elaboración de piezas en jade.

El Museo del Jade, adscrito al estatal Instituto Nacional de Seguros (INS), fue recién abierto en un nuevo edificio en la capital, San José.

Con una inversión arquitectónica superior a los 18 millones de dólares, el Museo cuenta con una colección de casi 7.000 piezas de jade, cerámica y piedra que datan en su mayoría entre los años 500 antes de Cristo y 1.500 después de Cristo.

Sus pasillos y salas son como caminar por la época precolombina, su simbolismo, sus eventos sociales y las ceremonias de los chamanes de esos años.

En el trayecto, la exposición también hace una revisión de las principales actividades realizadas para la obtención de alimentos como la pesca, la caza y la agricultura, así como su cotidianeidad, detalles acerca de su arquitectura y parte de su dieta.

“Es el único museo que tiene toda la colección dispuesta al público, es una colección que ahora tiene su espacio y es una forma muy rica para enterarse de la vida de los costarricenses y quiénes fueron esas personas que nos antecedieron”, expresó a Efe la directora del museo, Laura Rodríguez.

Esta es la primera vez que el Museo del Jade cuenta con un espacio especial en San José para albergar todas las piezas ya que anteriormente parte de la colección había estado guardada en bodegas por falta de espacio para ser exhibida en el antiguo Museo del Jade.

Los escenarios cuentan con una gran cantidad de elementos museográficos novedosos y atractivos que permiten que tanto niños, como jóvenes y adultos interactúen con los materiales y la información.

El museo también aborda la mitología precolombina, los encuentros bélicos, rituales y los descubrimientos de la época.

“Se muestran objetos muy característicos de la zona, en ese tiempo se dio un intercambio tan importante que ya el jade no se consigue en Costa Rica. Además contamos con algunos objetos de origen Maya y de Honduras, lo que habla del comercio de esa época”, señaló Rodríguez.

En el edificio de cinco plantas se muestran indumentarias precolombinas, el tipo de música que hacían y el significado que le daban, así como las técnicas que empleaban en la elaboración de utensilios tanto de uso cotidiano como ceremoniales.

En las salas finales se pueden observar tradiciones que se conservan hasta la actualidad en los pueblos indígenas y no indígenas de Costa Rica.

El nuevo edificio cuenta con un sistema que permite la ventilación y fue pensado para que trabaje de la mano con el medio ambiente.

Según la directora del Museo, tanto el diseño como la colección que allí se exhibe no tienen “nada que envidiarle a los de primer mundo”.

“El edificio tiene un concepto y responde a las necesidades del público. Eso cuesta mucho que se vea porque por lo general no se construyen edificios que se adapten al arte. Es una propuesta con fachadas ventiladas y de ayuda al medio ambiente”, indicó Rodríguez.

El Museo del Jade también representa un acercamiento con los Museos del Banco Central y el Museo de Arte Contemporáneo, con lo que se espera desarrollar una interconexión cultural para lograr un auge turístico así como la inclusión de la estructura arquitectónica en el paisaje urbano de la capital.

Por María José Brenes