Tráfico | T 58° H 90%

Espectáculos | Noticias

Reporteros Sin Fronteras condena el apagón informativo en China por el 25 aniversario de Tiananmen

WUVN News
06/04/2014 2:31 AM
Actualizada: 06/04/2014 6:32 AM

Pekín, 4 jun (EFE).- La organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) condenó en un comunicado las violaciones a la libertad de expresión en China con motivo del 25 aniversario de la Matanza de Tiananmen, en forma de detenciones a periodistas, censura a redes sociales y bloqueo de webs como Google y sus servicios asociados.

“Periodistas, blogueros y otros informadores están sufriendo un acoso que ha ido aumentando a medida que se aproximaba el aniversario”, destacó el secretario general de RSF, Christophe Deloire, en el comunicado.

“Pedimos a las autoridades que asuman su responsabilidad, liberando a los detenidos y acabando con el tabú que todavía rodea cualquier referencia a la masacre”, señala RSF, que añade que “la opinión pública china tiene derecho a conocer una verdad que ha sido escondida durante 25 años”.

Entre los periodistas detenidos en vísperas del aniversario se encuentran Wang Jianmin y Guo Zhongxiao, reporteros hongkoneses que han colaborado con el semanario Asia Week, arrestados el 30 de mayo.

Vivian Wu (conocida pluma del diario hongkonés South China Morning Post) está en paradero desconocido desde el 15 de mayo, posiblemente en manos de las autoridades.

En situación similar se vio Gao Yu, reportera galardonada en 1997 por la Unesco, que pasó dos semanas retenida por la policía a finales de abril y principios de mayo y reapareció en la televisión estatal confesando que había puesto en peligro “secretos de Estado” una confesión que podría haber sido forzada.

RSF también da cuenta de la detención de Xin Jian, asistente del diario japonés Nihon Keizai Shimbun.

Al mismo tiempo, el buscador Google y servicios relacionados como Gmail o Picasa se encuentran bloqueados o presentan graves problemas de acceso en territorio chino desde el 1 de junio, destaca el comunicado.

En la noche del 3 al 4 de junio de 1989, cientos, quizá miles de civiles, murieron a manos del ejército chino durante la operación para disolver el movimiento de protestas prodemocráticas que durante casi siete semanas había tenido su epicentro en la plaza pequinesa de Tiananmen.