Tráfico | T 76° H 71% | Powered by Yahoo! Weather

Estados Unidos | Noticias

Un documental español retrata a la Hillary Clinton más cercana

WUVN News
06/04/2014 8:42 AM
Actualizada: 06/04/2014 1:30 PM

Washington, 4 jun (EFE).- Una mujer llena de energía, divertida y de buen comer. Así es como retrata a Hillary Clinton el documental español “The Human Side of a Leader”, una cinta que descubre su lado más cercano con una historia de barrio, inmigración y compromiso social.

“Quería mostrar un ángulo nuevo. No quería hacer otro documental en el que los políticos hablan sobre políticos. Esta es una historia personal contada por un personaje carismático y entrañable que conoce la cara más humana de Hillary”, adelantó a Efe el director del documental, el español Yuri Morejón, en la víspera de su lanzamiento.

En los 17 minutos que dura “El lado humano de una líder” no hay ni una sola mención a la reaparecida Monica Lewinsky, al futuro nieto de Hillary o a la polémica sobre su estado de salud. El documental huye de las historias que ya se han explicado para mostrar un nuevo punto de vista desde el que observar a la que podría ser aspirante a candidata demócrata a la Presidencia en 2016.

Cuando era senadora por Nueva York, a Hillary Clinton le llamó la atención un artículo de periódico que explicaba cómo los vecinos de un barrio de la pequeña ciudad de Troy, en el mismo estado, luchaban por regenerar la zona y hacerla atractiva en un momento en el que el crimen era alto y muchos empezaban a dejar sus casas.

Entre los vecinos que pelearon por ese barrio estaban Anthony y Josephine, dos italianos que llegaron a Estados Unidos de niños en la década de los años 30 con sus familias y se conocieron jugando en las calles de lo que hoy, gracias a su esfuerzo y el de los demás vecinos, es una coqueta zona de herencia italiana conocida como “Little Italy”.

Impresionada por el trabajo de los vecinos, la entonces senadora Hillary llamó por teléfono a “A. DeFazio Imports”, la tienda de productos italianos que el matrimonio abrió en 1951 y de la que hoy en día se encarga su hijo Rocco.

Desde esa llamada y ante la incredulidad de la familia DeFazio, comenzó una historia de respeto, afecto y amistad que llevó a Hillary a visitar el barrio y el negocio en varias ocasiones.Incluso rodó allí un anuncio para una de sus campañas electorales.

Anthony y Josephine llevaron su lucha fuera de las fronteras de su barrio y se esforzaron por ayudar a los que, como ellos y sus familias, llegaron a Estados Unidos en busca de una vida mejor.

Una de las causas por las que batalló este matrimonio, que con los años fraguó una bonita relación con Hillary Clinton, fue la modificación de una ley de inmigración que dejaba a los europeos del sur sin posibilidad de entrar en el país.

Conmovida por el compromiso de los vecinos de “Little Italy”, Clinton emplazó al alcalde de la localidad a que les ayudara en todo lo posible para dar nueva vida a un barrio que en la década de los treinta fue hogar de inmigrantes venidos de toda Europa.

“Si la gente la conociera en persona, su opinión de ella cambiaría”, opina Rocco en el documental, en referencia a la imagen de mujer fría y dura que se le atribuye a la ex primera dama y exsecretaria de Estado.

La cinta podrá verse en español y en inglés a partir de este jueves 5 en la página web www.thehumansideofaleader.com y su presentación oficial será el 12 de junio en The Arts Center of the Capital Region, en Nueva York.

Su director, Yuri Morejón, es un politólogo y consultor en comunicación pública que reside en Nueva York y es autor de los documentales “Fabricados para emocionar” (2012) y “Emigrantes del Balón. Proyección frente a la crisis” (2013), ambos emitidos en Televisión Española.

“La finalidad de este documental es didáctica. Quiero mostrar la fuerza que tienen las historias personales para conocer más cómo es realmente un personaje público como Hillary Clinton”, comentó Morejón.

Sin eslóganes ni carteles electorales. El documental “El lado humano de una líder” descubre otra cara de Hillary Clinton entre fotos familiares ajenas, suelos de madera y con una pizza horneando al fondo.

Cristina García Casado