Tráfico | T 36° H 67%

Fútbol | Latinoamérica | Noticias

El ‘rebelde’ Carlos Caszely apuesta por el talento de Chile en el Mundial

WUVN News
06/06/2014 9:42 AM

Santiago de Chile, 6 jun (EFE).- Carlos Caszely, mundialista en Alemania 1974 y España 1982 y uno de los más célebres delanteros en la historia del fútbol chileno, está convencido de que Chile hará un buen papel en Brasil gracias a sus figuras y a la talentosa generación de futbolistas que dirige el argentino Jorge Sampaoli.

“Chile tiene jugadores que en la fase de clasificación al Mundial tuvieron un gran rendimiento, como Alexis Sánchez, Arturo Vidal, Jorge Valdivia, Claudio Bravo o Marcelo Díaz, y que ahora están en un punto álgido de su carrera”, dice en una entrevista con Efe.

En su opinión, la gran fortaleza de la Roja es el nivel de algunas de sus estrellas, como el azulgrana Alexis, aunque la posible ausencia de Vidal, que se recupera de una operación de menisco, puede poner cuesta arriba la clasificación a octavos de final en un grupo muy competitivo con España, Holanda y Australia.

Por el contrario, Caszely cree que el punto débil de la selección chilena es la ausencia de alternativas en el banquillo y la dependencia de sus figuras.

Al comparar la selección actual con la de hace algunas décadas, Caszely reconoce que el Chile de ahora tiene un estilo más atrevido y cuenta con la generación de futbolistas más talentosa de su historia.

“Hay 40 o 50 jugadores chilenos por el mundo. Antes se hablaba solo de Iván Zamorano, de Marcelo Salas; del ‘Chino’ Caszely en el Español o de Elías Figueroa en Brasil, pero ahora muchos más han tenido la posibilidad de jugar en el extranjero y eso ha mejorado el nivel del fútbol chileno”, explica.

Carlos Caszely fue un futbolista atípico. Es uno de los protagonistas del documental “Rebeldes del fútbol”, producido por el exfutbolista francés Eric Cantona.

La cinta narra la vida de cinco futbolistas comprometidos políticamente que se opusieron a los gobiernos autoritarios de sus países y cuya figura trascendió más allá del terreno de juego.

El chileno fue un férreo opositor a la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), un periodo oscuro de historia del país que dejó miles de víctimas, incluida su madre, que fue secuestrada y golpeada por los militares.

Caszely, que los primeros años del régimen jugaba en España -Levante y Español-, alzó siempre la voz contra Pinochet e incluso evitó darle la mano cuando la Roja visitó el palacio de La Moneda antes de viajar al Mundial de Alemania 1974.

“Fue una reacción del momento porque sentí el peso de la gente que no quería un dictador. No sé si fue irresponsable o muy responsable con lo que sucedía en mi país, pero sí fui valiente”, explica.

Caszely recuerda con nostalgia el fútbol de antes -”era más romántico, el dinero lo ha cambiado todo”- y sus participaciones mundialistas, en las que la suerte no estuvo de su lado.

En 1974 llegaba como máximo goleador de la Copa Libertadores con la camiseta del Colo Colo, pero no anotó ninguna diana y Chile cayó en la fase de grupos, con dos empates y una derrota.

Además, Caszely se convirtió en el primer jugador en ser expulsado por roja directa en un Mundial, un castigo que se había instaurado cuatro años antes.

En España 1982, el chileno aún es recordado por el penalti que falló en el debut frente a Austria, un duelo que acabó perdiendo 0-1 y que fue la primera de las tres derrotas con las que se saldó la participación de Chile.

Caszely dice que no le tiene miedo al fracaso y recuerda que fue capaz de levantarse después de cada tropiezo.

“Después del fracaso del 74 me levanté y seguí jugando y goleando, y después del 82 seguí jugando y metiendo goles. Uno tiene sus límites, cada uno llega hasta donde tiene que llegar y punto”, sostiene.

El exfutbolista, que tiene tres carreras universitarias y ha hecho sus pinitos en el teatro, atesora en su memoria recuerdos y anécdotas de su etapa de jugador, sobre todo de su etapa en el fútbol español.

Recuerda las patadas que le propinaba Vicente del Bosque, el centrocampista del Real Madrid que ahora dirige la triunfante selección española, los consejos de Ladislao Kubala o el amistoso que jugó con la camiseta de la selección catalana frente a la URSS en 1976.

Una vida plena y vivida al máximo a la que solo le faltó un gol en un Mundial, aunque no es algo que le quite el sueño.

¿Haría algo distinto si pudiera retroceder en el tiempo? “Convertiría un penalti en un Mundial”, responde con una sonrisa socarrona. Y añade: “He sido un hombre muy afortunado, soy un agradecido de la vida hasta el día de hoy”.