Tráfico | T 63° H 90%

Fútbol | Latinoamérica | Noticias

El Mundial brasileño será el de mayor impacto interno, dice un investigador

WUVN News
06/09/2014 4:30 PM

Sao Paulo, 9 jun (EFE).- El geógrafo, investigador académico y activista estadounidense Christopher Gaffney, un crítico de la FIFA y del negocio del fútbol, afirmó hoy que el Mundial de Brasil 2014 será el de mayor impacto interno de las últimas cuatro décadas.

“Este Mundial será el de mayor repercusión interna, por la forma en la que se organizó y la resistencia que generó. Brasil tiene el foco del mundo. Y a nivel regional, era visto como una muestra de liderazgo de Brasil en el llamado Tercer Mundo, algo que no está siendo tan así”, dijo Gaffney en Sao Paulo.

Radicado en Brasil desde 2004, donde es profesor de la Universidad Estadual de Rio de Janeiro (UERJ) especialista en las consecuencias urbanas del Mundial, Gaffney sostuvo que cualquiera que sea el resultado del equipo de Brasil en el Mundial, este “influirá en las elecciones” del 5 de octubre próximo.

En diálogo con corresponsales extranjeros, Gaffney, integrante de la Asociación Nacional de Hinchas y del comité popular del Mundial, denunció el “modelo de negocio” de la FIFA y la planificación del gobierno de Brasil.

En ese sentido, fustigó que más de la mitad de los doce estadios que serán sede del Mundial fueron reformados con dinero público pero pese a ello estarán en manos de la iniciativa privada.

Afirmó que los estadios de Cuiabá y de Manaos, más los cuatro del noreste (Fortaleza, Natal, Recife y Salvador), fueron “un regalo” del gobernante Partido de los Trabajadores (PT).

Según sus números, la construcción de los estadios costó 4.500 millones de dólares, en su mayoría producto de créditos a tasa subsidiada por parte del poder público.

De acuerdo con Gaffney, autor de un libro editado por la Universidad de Texas sobre los estadios en Argentina y Brasil, el gran problema de la organización del Mundial y la resistencia que ella recibe de los movimientos sociales fue la falta de diálogo con la población para mejorar la calidad de vida en las ciudades.

Gaffney presentó una estadística que indica que cada asiento del Mundial 2014 es el más caro de los últimos tres torneos y atribuyó a la burocracia del país el costo de la competición en doce sedes.

“Brasil es en sí mismo un elefante blanco, que pisa lentamente”, dijo y criticó lo que llamó la “militarización” del país con el Ejército en las calles custodiando el Mundial y la acción de policías militarizadas de los Estados, “que creen que el pueblo es el insurgente en su lógica de guerra”.

Y subrayó que este mundial fue el primero en el cual el titular del Comité Organizador Local (COL) era el expresidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), en alusión a Ricardo Texeira, y luego al actual, José María Marín.

“Desde 1956 gobierna la misma familia el fútbol en Brasil”, completó, en referencia al extitular de la FIFA Joao Havelange, a su yerno, Teixeira, a cargo de la CBF desde 1989 hasta 2012, y el hijo de esta, Joana Havelange, directora ejecutiva del COL.