Tráfico | T 87° H 59% | Powered by Yahoo! Weather

Espectáculos | Noticias

El arte de perderse en Catar

WUVN News
06/11/2014 10:32 AM

Doha, 11 jun (EFE).- Perderse en el desierto forma parte de la travesía para encontrarse con el arte en Catar y, más en concreto, con las obras del escultor estadounidense Richard Serra, última de las ambiciones culturales del emirato.

Se trata de cuatro planchas de acero de quince metros de altura emplazadas a lo largo de un kilómetro de desierto, con reminiscencias de los cuadros de Salvador Dalí.

Aunque en la página web de la exhibición en internet se brindan las coordenadas para llegar al lugar, el encanto de perderse por el desierto forma parte de la aventura.

Ya en el sitio, las estructuras de acero no dejan indiferentes a los visitantes, y más de uno ha dejado su propia imprenta inscribiendo en ellas.

“Es una locura. Creemos que perderse para encontrar estos monumentos forma parte de la experiencia. Si fuera fácil llegar aquí, habría demasiada gente. Le recomendamos a otras personas visitar estas esculturas”, cuentan a Efe Gareth y Julie, una pareja británica que ha repetido la excursión, esta vez con sus hijos.

La exposición permanente, titulada de “Este-Oeste/Oeste-Este”, se expone por primera vez en solitario en la región.

En declaraciones a la prensa local, Serra, uno de los artistas vivos más cotizados del mercado, explica la selección del título: “Las piezas son un eje de unión del paisaje, y yo soy un trabajador occidental en Oriente”, asevera.

Además de encontrarse en la reserva natural de Brouq, en el árido paisaje catarí, la muestra también se exhibe en dos puntos de la capital, Doha: el espacio Al Riwaq Exhibition Hall More, cerca del Museo de Arte Islámico, y en una galería estatal en la ciudad cultural de Katara.

Especial interés tiene la obra en el desierto, sobre todo por su ubicación, que al parecer fue una sugerencia de la hermana del actual emir, jequesa Mayasa bin Hamad al Zani.

Los monolitos se encuentran entre dos pequeñas altiplanicies, fundiéndose espectacularmente con el árido paisaje y cerca de los cuales se pueden encontrar granjas de camellos, un lugar sorprendente e inédito para una obra de arte.

El escultor expresó al rotativo Doha News su agradecimiento al padre del actual emir, el jeque Hamad bin Jalifa al Zani, con quien caminó por la zona.

“Me comentó que, cuando era pequeño, sus tíos lo traían aquí, donde veían antílopes. Se le veía muy nostálgico, mientras me lo contaba; admitió que era un lugar especial para él, lo cual me conmovió”, detalló.

Esa exposición se une a otras como las de Damien Hirst, Cézanne, Adel Abdessemed o Mark Rothko, que integran la larga lista de artistas cuyas obras han sido expuestas en Doha.

La Autoridad de Museos de Catar (AMC), presidida por la jequesa Mayasa, pretende convertir al rico emirato en un foco del arte a nivel internacional.

El idilio de Catar con el mundo del arte se refleja en la inversión de los últimos tiempos.

Un Rothko comprado en 2007 por 73 millones de dólares (53,8 millones de euros) o el cuadro “Los jugadores de cartas”, de Paul Cézanne, adquirido en 2012 por 250 millones de dólares (184 millones de euros) son algunas de las obras que posiblemente se expondrán en el Museo Nacional de Catar, diseñado por el reconocido arquitecto Jean Nouvel y que estará finalizado a finales de 2015.

Las autoridades cataríes últimamente le han dado un nuevo enfoque al arte público, un ejemplo de lo cual son las 14 esculturas de Damien Hirst que representan los diferentes estados de gestación de la vida humana y que están ahora cubiertas junto al futurista Hospital Sidra.

También destacan la monumental araña de Louise Bourgeois en el centro nacional de convenciones o la ya retirada obra del argelino Abdessemed que reflejaba el momento en el que el futbolista francés Zinedine Zidane daba un cabezazo al italiano Marco Materazzi en la final del Mundial de Fútbol de Alemania en 2006. A todas ellas se une ahora el paseo por el universo desértico de Serra.

Por Luisa Urrego Bolaños.

Etiquetas